Have an account?

28/8/09

EL MARAVILLOSO VIAJE DE NILS HOLGERSSON

Érase una vez, tres intrépidas beceras que, sorprendidas por el éxito de la trilogía Millenium, decidieron emprender la marcha en busca de las huellas de la novela en Suecia. Para ello, hicieron las reservas, prepararon las maletas,...todo ese ritual que se realiza cuando te vas de viaje, incluyendo encomendarse a la Divina Providencia para que todo salga bien y no deporten a nadie antes de tiempo.

Pero antes de salir de viaje, una de estas dicharacheras viajeras, Lula, nos mostró cómo eran los billetes suecos y nos preguntó: "¿Quién aparece en el dibujo?"


Y al ver el dibujo, pegué un bote en la silla y escribí con alegría:

¡¡¡NILS HOLGERSSON!!!!

Enseguida, le pregunté por el valor al cambio y me aseguró que no era casi nada, así que le pedí el favor de que me guardara uno, por aquello de mis manías, y...¡¡helo aquí!! Me lo envió antes de salir de viaje, sin decirme nada y llegó el lunes:

- "¡¡Tienes un libro en el buzón!!"
- ¿Un libro? ¿Y cómo sabes que es un libro? (Qué cosa más rara, ¿verdad? Cualquier día me autoenviaré un lagarto o algo parecido, a ver qué cara ponen en casa).
- Pues porque es un libro, un ladrillo no va a ser...
- Autoreflexión: ¿Un libro? ¿Qué libro? Si no he pedido ninguno y tampoco he comprado nada por correo...¿Será un lagarto dentro de un libro?

Efectivamente, era un libro, GhostGirl y dentro del libro, venía el billete de 20 coronas autografiado (sonrisa y movimiento de cabeza) por Lula. ¿Y quién este muchachito? Las nuevas generaciones ni lo conocerán, pero es el fruto de la escritora Selma Lagerlöf, premio Nobel de Literatura en 1909, que se dice pronto y la primera mujer en ocupar un asiento en el Academia Sueca de Letras.


A la escritora le propusieron un trabajo sobre la geografía sueca, para niños, ya que ella era maestra, por aquel entonces; aprovechó sus habilidades y conocimientos y transformó el trabajo en un cuento: Nils es maldecido por un duende, por maltratar a unos animales, disminuyendo su tamaño a diez centímetros; para romper el hechizo, deberá viajar con una bandada de gansos a través de Suecia, lo que le servirá como camino de iniciación a la amistad, al valor y al amor a los animales y a la naturaleza.



Más información:
- El libro: Nils Holgersson.
- La escritora: La escritora

27/8/09

LA VIDA ES SUEÑO


¿Qué os admira? ¿Qué os espanta,
si fue mi maestro un sueño,
y estoy temiendo, en mis ansias,
que he de despertar y hallarme
otra vez en mi cerrada
prisión? Y cuando no sea,
el soñarlo sólo basta;
pues así llegué a saber
que toda la dicha humana,
en fin, pasa como sueño,
y quiero hoy aprovecharla
el tiempo que me durare,
pidiendo de nuestras faltas
perdón, pues de pechos nobles
es tan propio el perdonarlas.
(P. Calderón de la Barca: La vida es sueño, Segismundo, acto tercero).

Hace días que asistí, junto con Carboanion, Quevedo y el SrSalvita a la representación en el Palacio de la Buhaira, de la obra de Calderón: La vida es sueño. Hacía bastante tiempo que había leído la obra, así que sólo recordaba el tema principal: el libre albedrío contra el destino. Fue una representación un poco accidentada, por no seguir la recomendación de Carboanión: sentarnos en la segunda fila, y es que hace mucho tiempo, me senté en la 1ª o 2ª fila de un cine (no lo recuerdo bien) y todos los muertos se me caían encima y no quería repetir la misma experiencia; pero he de decir que Carbo llevaba razón. ¿Por qué? Pues porque, nada más hacerme dueña de mi asiento, los dos únicos armarios "empotraos" de la sala decidieron convertirse en mis guardasespaldas y aunque el de atrás no me importaba, el de delante me obligó a buscar a los actores por todo el escerario. Por si hay alguna duda, por "armario empotrao" me refiero a los adultos masculinos de dos metros de altura por metro y medio de espalda. Una ya está acostumbrada estas cosas, pero hay veces que parece que el guión está preparado, o que llevo algún cartelito pegado a la espalda. La próxima vez, me siento con los críos, en primera fila.

La obra se representó bien, muy cerrada quizás en un escenario pequeño, si lo comparamos con las Reales Atarazanas en las que se estrenó hace un año. En esta ocasión, se representó en el patio interior del Palacio de la Buhaira, que sería un exquisito edificio sino fuera por el pésimo estado de conservación de su alberca, y cuando digo pésimo, me quedo corta.

No voy a hacer una gran reseña, ya que os voy a invitar que leáis la de Carboanion, que es muy, muy completa; sí señalar lo que me llamó la atención:
- Las alzas de los personajes: En un principio pensé que era para que los del fondo pudieran verlos bien, pero se las quitaron hacia el final de la obra; imagino que sería para establecer una diferencia física muy recalcada en la diferencia social de los personajes.
- Las uñas del Rey Basilio; como señaló Quevedo, era casi una copia extraña y demacrada del rey san Fernando, en el diseño de ropa y maquillaje, pero...¿y esas uñas? Ni siquiera Grima o Saruman tenían esas uñas tan largas. No me lo explico.
- El vestuario, que estaba un poco descuidado; no hablo de mangas rotas, pero sí de pequeños detalles que con una puntada o dos se podrían haber disimulado varios detalles; es algo sin importancia, sí, pero...
- El extraño acento de Segismundo: Me sonaba muy raro y pensé que era la única que lo escuchaba de manera diferente, pero parece ser que no, Segismundo tenía deje mexicano, lo cual, no es malo, pero sí extraño en un supuesto personaje polaco; es más, si hubiera seseado, me hubiera parecido igual de raro.
- El actor que hacía de Clotaldo, en mi opinión, el mejor de todos; me ganó con su naturalidad, tanto en su caracterización como en la representación.
- Y por último, algunos errores en la declamación, corregidos rápidamente, pero que sorprendían, ya que daba la impresión que, o no estaba concentrados al 100 % o que algo les distraía.

De todas maneras, fue un buen espectáculo y lo recomiendo por varias razones:
1) Para recuperar el teatro y que se convierta en el pan nuestro de cada día.
2) Para recuperar a nuestros clásicos, últimos santuarios donde la SGAE quiere meter mano, que al paso que vamos, los profesores deberemos pagar un canón por hablar de las obras literarias en clase.
3) Por la reflexión que plantea, que siempre me ha perecido muy interesante y que últimamente me persigue.
4) Y también por escuchar ese grito al cielo, ese aliento de alegría en medio de la noche, ese orgullo femenino en boca de Estrella, casi al final de la obra:

-"¡¡¡Yo gano!!!"

Me sigo quedando con este fragmento, que, desde el punto de vista educativo, da mucho de sí si lo unimos a temáticas de alguna que otra pelíacula.

"¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una fición,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son."

Y como soy consciente que no todo es vestuario o maquillaje, os dejo este fragmento de uno de los mejores actores españoles; porque, cuando se cuenta una historia, lo importante no es la historia, sino cómo se cuenta la historia y para eso, no hacen falta ni aceites ni trapos:



Más información:
- Resumen de datos en la Wikipedia.
- Artículo de Carboanion.

18/8/09

EL VIAJE AL AMOR


¿Qué emoción tienes en común
con un remoto antecesor microbiano?

Cuando voy leyendo y acabando la lectura de un libro, me suele venir a la cabeza cómo comentarlo; hay veces que con unos libros resulta más difícil, pero con éste, ha resultado muy fácil, pues las palabras han venido solas.

El viaje al amor no es una novela romántica, aunque sí una obra apasionada, como todas las del autor, el abogado, economista y divulgador científico Eduardo Punset (Barcelona, 1936). En ella no encontrarás amores traicioneros, desamor, reencuentros, celos, traiciones o miradas tiernas; puede que, a través de algunos de los recuerdos que el autor señala en su obra, conozcamos algún flechazo autobiográfico en las escaleras automáticas de un aeropuerto, pero pocos detalles más que acerquen este libro a la esfera romántica.

Como todas sus obras, es un libro de divulación científica que intenta descubrir el origen mismo del amor, situándose, para ello, al principio de la humanidad, hace más de trel mil millones de años.
"El origen del amor, al contrario que el alma, hay que rastrearlo en un periodo de tiempo que nos sobrepasa, incluso, en el pensamiento. El amor estaba desde el inicio de la vida simple y compleja" (p. 36)

Sería nuestro antecesor microbiano el que "haría gala de un único atributo reconocible para este viajero singular al tiempo pasado: el implso de fusión con otro organismo para sobrevivir" (p. 36)


A través de más de 200 páginas, nos sumergimos es la exposición de la teoría del amor, desde las mitocondrías y su soledad, hasta el desamor, pasando por multitud de cuestiones (la construcción del nido, las negociacones, etc), algunas pararelas, como es la relación entre padres e hijos (basándose en el miedo a la separación). Punset nos informa, gracias a las charlas que mantiene con profesores universitarios y científicos de variadas materias, cómo las sustancias químicas que produce nuestro cerebro y nuestros circuitos cerebrales tiene un importantísimo papel en el juego del amor.

También se hace un repaso a teorías clásicas como la de la simetría, la química de las feromonas, la disputa entre el corazón (los impulsos) y el cerebro (la razón), el amor platónico, etc.

A pesar de todo, es un libro denso, no muy aconsejable para aquellas personas acostumbradas a lecturas fáciles. El hecho de que el autor, especifique puntillosamente el estatus, el puesto y lugar de trabajo de todos sus entrevistados, hace que sus párrafos pierdan ligereza y sean muy lentos; de igual manera ocurre con algunos de los temas que trata en su libro, en su necesidad de abarcar todos los puntos que convergen al tema principal, el amor. Por eso, es aconsejable, hacer una primera lectura del libro, haciendo un esquema de las teorías que abarca, para no perder el hilo, y, posteriormente, realizar una segunda o tercera lectura, más reposada, con el esquema al lado, para no perderse.

Y depués de todo lo dicho, le sigo recomendando; a quien quiera ampliar su curiosidad científica por todo aquello que sucede en la vida, le recomiendo su programa Redes, sus libros o su web.

Dejo para el final un detalle que Punset no deja escapar de sus reflexiones; teniendo en cuenta sus ideas, sus teorías, sus conversaciones con eminentes científicos,...estando seguro, casi al 100%, de que todo está en el cerebro...Punset sigue reflexionando sobre sus propia experiencia:

"Hace unos diez años [...] me dejaba llevar por la cinta transportadora automática hacia la terminal de salidas internacionales de un aeropuerto. El maletín de ruedas en la mano y la mirada [...] en el vacío. En aquel vacío apareció de frente, a diez metros de distancia, como una ráfaga que acercaba el viento, una sonrisa cómplice y embriagadora..."

Más información:
- Web de Eduardo Punset.
- Web del libro, con extractos de algunos de sus capítulos.
- Programa Redes.
- Blog de Redes.

11/8/09

LEER TE LLENA LA CABEZA DE PÁJAROS



Una conocida cadena especializada en la venta de un variado surtido de productos, ha puesto en marcha una promoción por la compra de dos libros de bolsillos, con el regalo de una bolsa dedicada a a lectura. Hay que decir que la bolsa no te durará toda la vida si la utilizas diariamente, pero es una buena iniciativa, no sólo para el fomento de la lectura (y de la cadena de tiendas), sino también para el ilustrador de la viñeta, Liniers.




Como tenía que hacer un regalo esta semana, pues aproveché la ocasión, y le compré el libro a Emi, ahora que no me lee. Como éste no lo encontré de bolsillo, me busqué dos que sí lo eran, uno de J. Bucay y El lector, de B. Schlink, al que ya le había echado el ojo y que dentro de poco, le echaré el diente,... qué se le va a hacer,....toda la culpita es de Carboanion, que nos llevó a la tienda (ahora suenan por detrás carcajadas por lo bajini)...

Más información:
- Ilustrador: Liniers

7/8/09

MERENDANDO CON CAPERUCITA

Hace varios días, almorcé con unos amigos y a la hora reglamentaria, nos fuimos en busca del apreciado café, batido, o lo que fuera para mantenernos despiertos a la hora de la siesta. Entramos, pues, en una cafetería donde servían helados. Mientras unos iban al servicio y otras a la barra a preguntar por los helados, me dejaron sola con la carta y allí me encontré a Caperucita y a sus fresas del bosque; yo pensaba que las fresas venían de Huelva, pero allí mismo me aseguró que no, que las fresas de sus batidos vienen del bosque donde vive su abuelita, de una parcelita muy reservada, detrás de la casa, a salvo del Lobo, que es alérgico a la fruta. Si pueden, aprovechen, que el batido está muy bueno, y además, el Lobo los dejará tranquilos un buen rato.


Aprovecho para transmitir una reivindicación de la pobre niña: que a falta de playa al lado del bosque, le coloquen en el cuento alguna piscina, aunque sea portátil, en el patio de la casa de su abuelita, que también hace calor en los cuentos, y la capa roja pesa mucho. A cambio, invita a batidos de fresa.

Nota: La foto esté hecha con el móvil; una buena excusa para volver a ir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...