Have an account?

25/7/14

AVISO

Este blog está en trámites de cambiar su formato y de borrar los enlaces informativos de sus entradas, especialmente los que enlazan a los diarios de comuniación.
Gracias por su paciencia.

3/1/11

NASRUDIN

Hace tiempo llegó al emilio un power point que narraba la historia de un padre, su hijo y un burro; finalmente, llegó a mis manos dicha narración en formato álbum.

Este álbum en concreto es para saborearlo con los cinco sentidos. Nasrudín viaja con su padre al poblado más cercano, con un burro; en cada uno de sus viajes, alguien se ríe de ellos o los critica, ya sea porque el niño viaja encima del burro y permite que el padre se canse o viceversa. Nasrudín tiene un problema: haga lo que haga la gente se burla de él. ¿A quién debe hacer caso? ¿Al gran visir? ¿A las lavanderas? ¿Al grupo de ancianos? ¿A los niños del pueblo? Nasrudín se siente mal hasta que al final, su comprensivo padre le aconseja sobre las habladurías de los demás. Es, por tanto, un libro didáctico, perfecto no sólo para la convivencia y el respeto social, sino también para la relación abierta entre padres e hijos, e incluso, para el respeto de los animales. Podría utilizarse en cualquier edad, a partir de los cuatro o cinco años, ya que puede servir para que las madres y padres se conviertan en cuentacuentos, como para los primeros lectores. Para adolescentes y adultos, sirve como punto de inflexión para reflexionar sobre la diversidad de culturas y las relaciones personales, en especial, las críticas de los demás.

La magnífica ilustradora es Rébecca Dautremer y la versión del cuento corre a cargo de Odile Weulersse, siendo la editorial Edelvives.Las imágenes son preciosas, las luces del desierto se recogen en ventanucos, paredes, calles y los colores del Mediterráneo aparecen en cada una de las ilustraciones. Cualquiera de sus ilustraciones podrían estar en un museo.Más allá de este cuento, descubro que la figura de Nasrudín nació allá por la Edad Media y que pertenece a la literatura oral de Oriente. Según indica la wikipedia:

"Su origen es medieval y se le conoce en lugares como Egipto, Síria, Asia central, Pakistán y la India. También en Turquía y Rusia. Su fama se extiende desde Mongolia hasta Turquía, e incluso el sur de Italia, en Sicilia (donde es conocido por el nombre de Giufà) y en Cerdeña, y sus aventuras y anécdotas se cuentan en multitud de lenguas distintas."


Como ocurrió a lo largo de la Edad Media, los cuentos de tradición oral se fueron difundiendo también de manera escrita, en recopilaciones y traducciones, hasta llegar a lgares insospechados. De ahí que en nuestro bagaje literario popular, tengamos hermosas muetras con El Conde Lucanor, por ejemplo. En este caso, este personaje pertenece a la tradición sufí y sirvió a lo largo de los siglos, como así nuetras fábulas, para la enseñanza de modelos a seguir y para "aprender de los demás", a través de los personajes y sus narraciones. Así lo indica la wiki:

"Nasrudín es un Mulá (maestro) que protagoniza una larga serie de historias-aventuras-cuentos-anécdotas, representando distintos papeles: agricultor, padre, juez, comerciante, sabio, maestro o tonto. Cada una de estas historias cortas hace reflexionar a quién la lee u oye, como una fábula, y además suelen ser humorísticas, con el humor simple de lo cotidiano, a veces con contrasentidos y aparentes absurdos.

Sus enseñanzas, que han sido y son utilizadas por los maestros del sufismo, van desde la explicación de fenómenos científicos y naturales, de una manera más fácilmente comprensible, a la ilustración de asuntos morales.

Idries Shah popularizó en Occidente al personaje a través de diversas recopilaciones de estos cuentos breves rescatados de la literatura y tradición oral de las culturas donde es conocido. Nos hace saber que el personaje paso a la figura árabe de Joha para reaparecer en el folklore de la Isla de Sicilia para después aparecer en algunas historias atribuidas a Baldakiev en Rusia así como al antiguo libro francés de las Fabulas de María de Francia."

Más información:
- Nasrudín en wikipedia.
- Página oficial de Idries Shah, recopilador.
- Reseña de la revista Babar.
- Blog Cuentos de Nasrudín, de donde procede el cuento (y posible marcapáginas).

1/1/11

EL PODER DE LA LITERATURA


"A usted le preferimos atontado", Juan José Jurado:
"¿Es usted inteligente? ¿Tiene el más mínimo sentido común, capacidad crítica o discernimiento? Mal, amigo mío, muy mal. Es usted una rara avis, un apestado, alguien que estorba a los mecanismos del poder y la suave dialéctica del progreso. Le preferimos atontado, observando la pantalla con una de nuestras cenas precocinadas sobre las rodillas.[...]Mientras, nosotros seguimos la batalla por su atontamiento. Ayer apagamos un molesto canal de noticias* y lo sustituimos por un confortable Gran Hermano 24 horas . A veces nos gusta subrayar la ironía con metáforas orwellianas, pero claro, al mismo tiempo esperamos que no tenga capacidad de comprenderlas. Y ahora relájese y vuelva a encender la tele, por favor."

* El canal de noticias CNN+ ha sido eliminado.

**********************************

"La sumisión de las masas", José Manuel Naredo – Consejo Científico de ATTAC España, en Attac-España:
"¿Cómo es que ha mudado en sumisión esa rebelión de las masas que dio título al libro más famoso de Ortega y Gasset, publicado hace 80 años? Lo ocurrido en los últimos tiempos parece confirmarlo otorgando actualidad a otro libro bastante más antiguo: Discurso sobre la servidumbre voluntaria, de La Boétie. En contra de lo que preveía nuestro insigne filósofo, no es esa “casta de hombres-masa-rebeldes” la que pone hoy en peligro los logros de la civilización. [...]Son estas elites, que deciden y hacen los grandes negocios de espaldas a la mayoría, las que orientan el panem circensis de la llamada sociedad de consumo y la selección social de las ideas acorde con sus intereses.[...]

"En suma, que el gran engaño de nuestro tiempo estriba en hacer creer que las democracias de hoy día trabajan en favor de una sociedad de individuos libres e iguales, cuando de hecho promueven valores y relaciones sociales que arrojan el resultado contrario."


**********************************************

"¡Basta!",Federico Mayor Zaragoza - Comité de Apoyo de ATTAC
Ha llegado el momento, sobre todo, a través del ciberespacio de desentumecer nuestros cuerpos amilanados; de despertar en un nuevo día en que las riendas de nuestro destino común ya no estén en las mismas seculares manos.

La comunidad académica, científica, artística, intelectual en suma, debe liderar este proceso que permitirá en menos de diez años llevar a cabo el “nuevo comienzo” que la Carta de la Tierra preconiza.

Ha llegado el momento de plantarse, de alzarse -como nos pidió José Ángel Valente en su verso-, de no cejar.

Ha llegado el momento.
La Fuerza de la Palabra.

*******************************************

Y por último, después de la resaca de ayer,...

¿Conoces los escandalosos privilegios en las pensiones de jubilación y sueldos de políticos y cargos públicos?, en Invertia.


[...]La primera gran diferencia entre una pensión pública y una pensión de un alto cargo, o mejor dicho entre un ciudadano y un alto cargo institucional, es que así como el ciudadano nunca podrá percibir dos salarios del erario público, el ministro, el senador, diputado, secretario, etc…, podrán percibir dos y tres salarios del Erario Público.

Es más, todos los contribuyentes deben tributar por sus ingresos, pero un tercio del sueldo de los diputados o senadores no está sujeto a IRPF porque se considera como indemnización para gastos de su cargo.

Además, todos nosotros debemos cotizar durante 35 años para cobrar la totalidadmiembros del Gobierno les basta con jurar el cargo y acumular siete años de ejercicio para poder obtener la pensión máxima de jubilación.
[...]

Con todo esto desde el Gobierno hablan de austeridad y de contención económica y es muy significativo que ninguno de los ex parlamentarios o ex ministros renuncien a su indemnización por cesantía y sigan acumulando y simultaneando pensiones y remuneraciones con todas las garantías legales y con el dinero de los contribuyentes.

****************************************

¿Qué a qué vienen estos párrafos en un blog de literatura? ¿Han oído hablar de la ley de Sinde o cómo un gobierno se salta a la torera la justicia? ¿Saben que el gobierno ha privatizado el ISBN, antes gratuito? ¿Tiene alguna relación la crisis mundial con la literatura?

Algunas veces me pregunté si en países como el mío, con escasos lectores y tantos pobres, analfabetos e injusticias, donde la cultura era privilegio de tan pocos, escribir no era un lujo solipsista. Pero estas dudas nunca asfixiaron mi vocación y seguí siempre escribiendo, incluso en aquellos periodos en que los trabajos alimenticios absorbían casi todo mi tiempo. Creo que hice lo justo, pues, si para que la literatura florezca en una sociedad fuera requisito alcanzar primero la alta cultura, la libertad, la prosperidad y la justicia, ella no hubiera existido nunca. Por el contrario, gracias a la literatura. a las conciencias que formó, a los deseos y anhelos que inspiró, al desencanto de lo real con que volvemos del viaje a una bella Fantasía, la civilización es ahora menos cruel que cuando los contadores de cuentos comenzaron a humanizar la vida con sus fábulas. Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que lentos, más conformistas, menos inquietos e insumisos y el espíritu crítico, mecer del progreso, ni siquiera existida. Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida tal como es no nos basta para colmar nuestra sed de absoluto, fundamento de la condición humana, y que debería ser mejor. Inventamos las ficciones para poder vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando apenas disponemos de una sola.

Sin las ficciones seríamos menos conscientes de la importancia de la libertad para que la vida sea vivible y del infierno en que se convierte cuando es conculcada por un tirano, una ideología o una religión. Quienes dudan de que la literatura además de sumirnos en el sueño de la belleza y la felicidad, nos alerta contra toda formas de opresión, pregúntense por qué todos los regímenes empapados en controlar la conducta de los ciudadanos de la cuna a la tumba, la temen tanto que establecen sistemas de censura para reprimirla y vigilan con tanta suspicacia a los escritores independientes. Lo hacen porque saben el riesgo que corren dejando que la imaginación discurra por los libros, lo sediciosas que se vuelven las ficciones cuando el lector coteja la libertad que las hace posibles y que en ellas se ejerce, con el oscurantismo y el miedo que lo acechan en el mundo real. Lo quieran o no, lo sepan o no, los tabuladores, al inventar historias, propagan la insatisfacción, mostrando que el mundo está mal hecho, que la vida de la fantasía es más rica que la de la rutina cotidiana. Esa comprobación, si echa raíces en la sensibilidad y la conciencia, vuelve a los ciudadanos más difíciles de manipular, de aceptar las mentiras de quienes quisieran hacerles creer que, entre barrotes, inquisidores y carceleros viven más seguros y mejor.

[...]

Creíamos que, con el desplome de los imperios totalitarios, la convivencia, la paz, el pluralismo, los derechos humanos, se impondrían y el mundo dejaría atrás los holocaustos, genocidios, invasiones y guerras de exterminio. Nada de eso ha ocurrido. [...] No debemos dejarnos intimidar por quienes quisieran arrebatarnos la libertad que hemos ido conquistando en la larga hazaña de la civilización. Defendamos la democracia liberal, que, con todas sus limitaciones, sigue significando el pluralismo politice, la convivencia, la tolerancia, los derechos humanos el respeto a la crítica, la legalidad, las elecciones libres, la alternancia en el poder, todo aquello que nos ha ido sacando de la vida feral y acercándonos -aunque nunca llegaremos a alcanzarla- a la hermosa y perfecta vida que finge la literatura, aquella que sólo inventándola, escribiéndola y leyéndola podemos merecer. Enfrentándonos a los fanáticos homicidas defendemos nuestro derecho a soñar y a hacer nuestros sueños realidad.

[...]
Volvamos a la literatura. El paraíso de la infancia no es para mí un mito literario sino una realidad que viví y gocé en la gran casa familiar de tres patios. [...]Una mañana piurana, de la que todavía no creo haberme recobrado, mi madre me reveló que aquel caballero, en verdad, estaba vivo. Y que ese mismo día nos iríamos a vivir con él, a Lima. Yo tenía once años y. desde entonces, todo cambió. Perdí la inocencia y descubrí la soledad. la autoridad, la vida adulta y el miedo. Mi salvación fue leer, leer los buenos libros, refugiarme en esos mundos donde vivir era exaltante, intenso, una aventura tras otra, donde podía sentirme libre y volvía a ser feliz. Y fue escribir, a escondidas, como quien se entrega a un vicio inconfesable, a una pasión prohibida. La literatura dejó de ser un juego. Se volvió una manera de resistir la adversidad, de protestar, de rebelarme, de escapar a lo intolerable, mi razón de vivir. Desde entonces y hasta ahora, en todas las circunstancias en que me he sentido abatido o golpeado, a orillas de la desesperación, entregarme en cuerpo y alma a mi trabajo de tabulador ha sido la luz que señala la salida del túnel, la tabla de salvación que lleva al náufrago a la playa.[...]


La literatura es una representación falaz de la vida que, sin embargo. ros ayuda a entenderla mejor, a orientarnos por el laberinto en el que nacimos, transcurrirnos y morimos. Ella nos desagravia de los reveses y frustraciones que nos inflige la vida verdadera y gracias a ella desciframos al menos parcialmente, el jeroglífico que suele ser la existencia para la gran mayoría de los seres humanos, principalmente aquellos que alentamos iras dudas que certezas, y confesamos nuestra perplejidad ante temas como la trascendencia, el destino individual y colectivo, el alma, el sentido o el sinsentido de la historia, el más acá y el más allá del conocimiento racional. [...]

[...]Un mundo sin literatura sería un mundo sin deseos ni ideales ni desacatos, un mundo de autómatas privados de lo que hace que el ser humano sea de veras humano: la capacidad de salir de sí mismo y mudarse en otro, en otros, modeladas con la arcilla de nuestros sueños.

De la caverna al rascacielos, del garrote a las armas de destrucción masiva, de la vida tautológica de la tribu a la era de la globalización, las ficciones de la literatura han multiplicado las experiencias humanas, impidiendo que hombres y mujeres sucumbamos al letargo, al ensimismamiento, a la resignación. Nada ha sembrado tanto la inquietud, removido tanto la imaginación y los deseos, como esa vida de mentiras que añadimos a la que tenemos gracias a la literatura para protagonizar las grandes aventuras, las grandes pasiones, que la sida verdadera nunca nos dará. Las mentiras de la literatura se vuelven verdades a través de nosotros, los lectores transformados, contaminados de anhelos y, por culpa de la ficción, en permanente entredicho con la mediocre realidad, hechicería que, al ilusionarnos con tener lo que no tenernos, ser lo que no somos, acceder a esa imposible existencia donde, como dioses paganos, nos sentirnos terrenales y eternos a la vez la literatura introduce en nuestros espíritus la inconformidad y la rebeldía, que están darás de todas las hazañas que han contribuido a disminuir la violencia en las relaciones humanas. A disminuir la violencia, no a acabar con ella. Porque la nuestra será siempre, por fortuna, una historia inconclusa. Por eso tenemos que seguir soñando, leyendo y escribiendo, la más eficaz manera que hayamos encontrado de aliviar nuestra condición perecedera, de derrotar a la carcoma del tiempo y de convertir en posible lo imposible.

*****************************************

¿De quién son estas palabras? ¿De un político? ¿De un banquero? ¿De un empresario? ¿De un contructor? ¿De quién, señoras y señores, de quién? ¿Del rey, y su discurso de Noche Buena, en un "trabajemos juntos"? Abran los ojos y vean, no miren; escuchen con los oídos y no con las orejas; argumenten y no parloteen; lean reflexivamente y activen sus células grises. Quizás, como EN Matrix, debieran posicionarse de una vez, tomar la pastilla adecuada y despertar. Y no olviden que "lo esencial es invisible a los ojos".

¡Ah, por cierto! Feliz año 2011 (tengan cuidado con lo que desean...o piensan...podría hacerse realidad y dicen que estamos en crisis).

Más información:
- Discurso de Mario vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010
- Cables de Wikileaks
- El País y Wikileaks en facebook
- Privatización del ISBN en España.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...