MENU

19 agosto 2018

OTRA SORPRESA :p

"Según". Así empieza este álbum, muy interesante, tanto estética como literariamente. La autora es Gabriela Keselman, argentina, y posee una prosa con ritmos poéticos que ayuda a los niños a jugar con el lenguaje. El ilustrador es Pablo Echevarria, quien utiliza una estética muy definida, una mezcla de imágenes caribeñas y diseños ochenteros, que a su vez, recuerdan a los años veinte. Los colores elegidos son los pasteles y oscila entre el apretado diseño (cuando el texto lo requiere) y los paisajes amplios llenos de luz, que recuerdan muy de lejos a Sorolla. El argumento es simple: Claudette quiere cantar y los animales le ayudan, pero la lechuza le revela...lo que todas y todos deberíamos saber.

Como curiosodad, Gabriela Keselman es la autora de la historia original "Buscando a Nemo".

Para más información:
- Sobre la autora: Gabriela Keselman.
- Sobre Pablo Echevarria

SEGÚN...

18 agosto 2018

Este álbum de Lorenz Pauli y Miriam Zedelius, como ilustradora, ha sido muy divertido. Pero empiezo antes por la ilustración, que recuerda mucho a los dibujos de los niños pequeños, hechos a lápices de colores de toda la vida y con un estilo sencillo. Se combina con el collage, jugando con las texturas. La autora juega con la idea de que el Señor Tijereta, que está descansando en una hamaca, debe cuidar a Javi: ser responsable de él, y que no se haga daño. En el álbum se invierten los papeles y podemos observar cómo se ha perdido la naturalidad en los juegos de los niños y el hábito de jugar al aire libre. El conjunto de la autora y la ilustradora hace del álbum una delicia, que hay que volcar, mover, y jugar con él para poder seguir la historia. Además, en el texto, interviene el narrador para avisarnos de lo que hacen y nos pregunta, como lectores, temas sobre el libro. Es un álbum para leer en voz alta, y jugar con él y con todos los lectores.

¿QUIÉN CUIDA A QUIÉN?

15 agosto 2018

Otto  es un oso de libro, pero no es cualquier oso, ni de cualquier libro. Pero eso no lo sabían los dueños del libro, que lo dejaron abandonado cuando se mudaron de casa. Otto se quedó sin hogar, precisamente hoy, el Día Mundial de los animales sin casa.
Así que Otto tuvo que  buscar una nueva casa, una nueva familia y un nuevo libro donde vivir, porque Otto tenía un secreto: podría vivir fuera del libro. Se  fue a la calle a buscarlos pero...era invisble, todo era muygrande y nadie, nadie, nadie lo veía. Y además, corría peligro cuando encontraba gatos que lo miraban extrañanmente.
Aún así, y a pesar de su tristeza, siguió caminando...y "vio un lugar que parecía lleno de luz y esperanza"...
Es un gran libro que fomenta la lectura, la amistad, la esperanza,...otro imprescindible, que además. lucha contra el abandono de los animales. 
Libro e ilustraciones de Katie Cleminson, de la editorial Juventul, que continua las aventuras de Otto en Otto, el oso del libro en la nieve.

Su twitter es @katiecleminson

UN OSO DE LIBRO

"La señora Marina y la Gran Ola" podría ser una metáfora de la vida. Esperar la Gran Ola es como esperar los acontecimientos especiales de la vida, y mientras esperas, te ocurre realmente la vida a tu alrededor. Y así, esperando esperando, puedes llegar a sentirte incómodo, y te das cuenta de empiezan a surgir necesidades, como las de Rompeolas, el perro de la señora Marina, y por eso le compra un flotador.

Y mientras sigue esperando la señora Marina, hay que acomodarse a las circunstancias del agua (de la vida) y acondicionar nuestro día a día lo mjor posible, para "poder saber la fuerza y dirección del viento", esas acciones que nos acercan a nuestra meta, ya sea la Gran Ola o la meta de nuestra vida.

Y a veces, también hay que dejar esperar y mejorar el espacio, el camino o la vida de los que nos acompañan o se cruzan en nuestras vidas, como el surfista que se cruza con la señora Marina.

Y todas esas pequeñas acciones y otras que aparecen en el álbum, consiguen que al final, se llegue a la meta en las mejores condiciones y que seamos capaces de hacer "un planeo californiano, un virage balinés, una acrobacia waikiki. Y aún así, pensar en seguir mejorando en la vida, con el disfrute de la espera y la llegada de una nueva Gran Ola. otro reto de la vida.

El álbum está ilustrado por el autor y las imágenes son vibrantes y alegres, todo un acierto.

El libro está publicado por Ediciones Destino y está descatalogado. Una lástima.

LA SEÑORA MARINA...

10 junio 2018

"Lucía Eyeslesbarow condujo a su invitada a la más sombría de las salitas de escribir y una vez allí le dijo:
- Me temo que no voy a tener tiempo disponible, en este preciso momento; pero quizá querrá usted decirme qué misión es la que desea confiarme...
-Verdaderamente es muy sencilla. Distinto de lo corriente, pero sencillo. Necesito que encuentre un cadáver. Por un momento, cruzó por la mente de Lucía la sospecha de que la señorita Marple no estuviese en su sano juicio; pero rechazó la idea. La señorita Marple era eminentemente sensata. Pensaba ni más ni menos en lo que había dicho",  p. 33.


Así es ella y así la ven aquellos que tienen la suerte de conocerla y tratar con ella. A pesar de ser testigo múltiples casos de asesinatos y escenas desagradables, Miss Marple es "fiel a los preceptos que le habían transmitido su madre y su abuela: a saber, que una verdadera dama no debería mostrarse nunca escandalizada ni sorprendida" (p. 18) y menos aún por un homicidio.
La manera de pensar de Miss Maple es, del todo sencilla y ella misma lo explica en más de una ocasión:


"-Mi propia cadena de razonamiento no era totalmente original-dijo la señorita Marple-. Toda ella se encuentra en las obras de Marck Twain. El muchacho que encontró el caballo. Se limitó a imaginar adónde le gustaría ir si fuese un caballo y fue allí y allí lo encontró.
-¿Y usted imaginó qué haría si fuese un criminal asesino de sangre fría?- dijo Craddock mirando pensativo la madura fragilidad blanca y rosada de la señorita Marple. Realmente tiene usted un entendimiento...
-Como un fregadero, acostumbraba a decir mi sobrino Raymond- convino la señorita Marple con una animada inclinación de cabeza", p. 76.
A pesar de todo, ella misma tenía sus propias dudas ante las situaciones que se le plantean en su camino:
"A veces, estas cosas [asesinatos] exigían que una persona hiciera uso de sus dones especiales...Pero quizá fuese esto presunción...Después de todo ¿qué podría ella hacer?", p. 26
Pero es su concienzuda lógica mental y su tozudez en ser justa y perseguir la verdad, sea cual fuese, la que la lleva ser reconocida entre las autoridades policiales:
"Él [Francisco Cornish] conocía perfectamente a la señorita Marple: afable y nerviosa en apariencia, pero interiormente tan viva y astuta como la primera", p. 21
"Aunque al hablar fuese una mujer algo vaga y difusa, pensaba siempre con claridad y precisión", p. 25
"Al llegar al nº 5 de Madison Road, Craddock encontró a la señorita Marple acompañada de Lucía Eyeslesbarow. [...] Después de los oportunos saludos, sacó solemnemente su cuaderno de notas, extrajo de él tres billetes de una libra, añadió tres chelines y se los acercó a la señorita Marple por encima de la mesa.
-¿Qué es esto inspector?
-Honorarios de consulta. Usted es una asesora ¡sobre el asesinato![...]
La señorita Marple le miró y agitó los párpados. Él la sonrió. [...]
-¿Le gustaría saber, señorita Eyeslesbarrow, lo que mi padrino me dijo de ella...la primera vez que hablamos? Dijo que era el detective más hábil que Dios había creado nunca...un genio natural cultivado en un suelo adecuado. Me dijo que no despreciara nunca a las -Dermont Craddock se detuvo un momento para hallar un sinónimo de la expresión "gatas viejas"-, a las ...damas mayores. Dijo que, por lo general, éstas saben comunicarle a uno lo que pudo haber ocurrido, lo que debía haber ocurrido ¡y lo que efectivamente ocurrió! Y que pueden decirle por qué ocurrió. Y -añadió- que esta particular ...dama mayor ocupaba la cumbre de la clase.[...]
La señorita Marple, sonrojada y confundida, daba señales de una nerviosidad extremada.
-Ese querido sir Enrique-murmuró-. Siempre tan bondadoso. Realmente, no tengo ninguna habilidad; sólo, quizás, un ligero conocimiento de la naturaleza humana...viviendo, ya comprende, en una aldea...
"

Agatha Christie: El tren de las 4.50

MISS MARPLE

"Yo he sido, desde hace mucho, muy retratado. [...] Recuerdo que, durante unas semanas de mi vida, lo estaba pasando mal [...] porque mi amor había desaparecido. Liébana decidió pintarme un retrato para distraerme. En una de las sesiones, él, meticuloso hasta la exageración y pintor exacto de lo que veía, se sublevó por una llamada de teléfono. Yo alargué el brazo, cogí el aparato y escuché la voz de mi amor. Estaba en Mallora, me amaba, había querido olvidarme inúltimente y esa misma tarde llegaría. Yo sólo dije "bien", colgué y me dispuse a posar de nuevo.

-¿Qué te ha pasado? -gritaba Liébana-. ¿Qué te ha dicho? Yo no puedo seguir...Eres otra persona. Qué barbaridad. Qué cambiazo. Se acabó la sesión
No sabía yo hasta qué punto los ojos, la tirantez de las facciones, la piel, el pelo, podían ser tan comunicativos. Ese retraro está hoy en la Academia de Nobles Artes y Bellas Letras de Córdoba."
Antonio Gala: Ahora hablaré de mí
Planeta, Barcelona, 2000, p. 294


LA COMUNICACIÓN DEL AMOR



Vivir adrede es un compilación de reflexiones, pequeñas historias, preocupaciones, ocurrencias, inquitudes, nostalgias, ... escritos por Mario Benedetti. A pesar de hablar de multitud de temas: la lluvia, la televisión, los libros, ... se observa cierta regularidad en algunos temas, posiblemente pequeñas obsesiones, preocupaciones al fin y al cabo de quien ha vivido y le resulta fácil predecir lo que ha de venir, echando de menos, a la vez, lo que dejó atrás; no en vano, el autor tiene ya 88 años:
  • El ser humano y sus consecuencias, la vida y los sentimientos: El miedo, Escépticos y optimistas, Vaivenes, Sobre suicidas, La tristeza, Adiós, Miserables,...
"No se juega con el miedo porque el miedo puede ser un arma de defensa propia, una forma inocente o culpable de coraje. El miedo nos abre los ojos y nos cierra los puños y nos mete en el riesgo desaprensivamente. Andamos por el mundo con el miedo a cuestas como si fuera un pudor obligatorio o en su defecto una variante del fracaso." Del texto 2. El miedo.

"[...]Gracias a ellos, a los sentimientos, tomamos conciencia de que no somos otros, sino nosotros mismos. Los sentimientos nos otorgan nombre, y con ese nombre somos lo que somos". Del texto 1. Color del mundo.
  • La patria, la tierra donde se nació y que se atisba en los reflejos de las ciudades extrajeras, las migraciones, el éxodo, la partida, al alma rota e ilusionada a la vez: Irse y volver, ...
"Una cosa es el exilio y otra cosa es el éxodo. En el exilio lo ponen a uno de patitas e la frontera y el expulsado se va con su nostalgiaa cuestas en busca de otra tierra, otros sabores, otra sarón de ser. En el éxodo, en cambio, es uno el que se arranca, el que quiere ser otro.[...]", 53. Irse y volver.

  • La arquitectura, las calles, los tejados, los escaparates, como parte de un yo que se construye socialmente con los demás y con lo que nos rodea. Textos como Todas son mías, Picazones y rascacielos, Otro escaparate, ...

  • El olvido, el pasado desintegrador, el paso de la vida: Ecos y ecos, El mundo pasa, Tiempo,...
"El vértigo del pasado nos sitúa entre la memoria y el olvido. [...]", 19. Vértigos.
"Me aferro al tiempo como si pudiea sujetarlo. Pero él transcurre, inexorable y sordo.[...], 39. Tiempo.

  • El medio ambiente, la naturaleza, como expresión de lo íntimo y lo cotidiano y a veces, de lo invisible: El remolino el paisaje, Árboles, El río,
  • La industrialización, los medios de comunicación, la globalización,...lo que nos une y lo que nos separa de los demás y de nosotros mismos,... Nos hace llegar al tema de la deshumanización actual de las sociedades: globalizacion, zapping, ...

"Millones y millones. En tofas las monedas. Eso es lo que ns cuesta averiguar si hay seres vivientes (Adanes y Evas, serpietes o gorilas, árboles o praderas) en planetas de roca o quién sabe de qué, en tanto que en este planetito con vida miles de niños mueren de hambre civilizada.[...]" Del texto 1. Color del mundo.
  • El estudio y la curiosidad del lenguaje: Posdatas, De palabra en palabra, arte poética, diccionario,...Ejemplos: Hambre civilizada; soy un filatelista; de los perdones: los voy detectando y los archivo...

    "La realidad es un manojo de poemas sobre los cuales nadie reclama derechos de autor. Debajo de cada piedra, de cada baldosa, se esconde un poema [...]", 38. La realidad.

El título viene de uno de los fragmentos, titulado Todo es adrede. La vida nos pone obstáculos en nuestro camino adrede, para superarnos, y por eso, nosostros debemos hacer todo lo posible para implicarnos en didirgir nuestra vida, con sentido ético y conciencia tranquila, también, adrede, para llevarle la contraria a la propia vida o para seguirle la corriente, con su misma estrategia.

VIVIR ADREDE


Seguro que algun@ de l@s que me leen (por favor, todos a la vez, no), conocen a esa persona que cuando le entra la risa floja, se lleva un buen rato riéndose a carcajadas; esa persona que no puede parar de reir, aunque intente ponerse seria y aguantarse la risa; esa persona que se destornilla en la silla o en el sillón, y se retuerce con el estómago dolorido...¿sí? ¿conocen a alguien?... pues yo soy una de esas personas.

Este título, Juntos, nada más, hace tiempo que me perseguía. Cuando estrenaron la adaptación, se me presentaba en los intermedios publicitarios de la tv; luego, nunca tuve tiempo para colarme en su sala correspondiente de cine; más tarde, me la encontré empezada varias veces en un canal privado de tv, pero nunca le seguí el hilo. Finalmente, a trompicones, se coló entre mis lecturas por un bookring y ya no tuve más remedio que rendirme a sus pies y, después de leerla, comprármela.

¿Alguna vez han leído de noche? Supongo que sí.
¿Alguna vez han leído...casi toda la noche? Puede ser que sí.
¿Alguna vez...han leído casi toda la noche...a carcajadas? Pues eso fue justo lo que me ocurrió con esta novela. La compré una mañana, el 16 de enero de este año, empecé a leerla y ya no pude parar; y si más leía, más reía, hasta el punto de tener que esconder mis carcajadas en la almohada, por temor a despertar a alguien. Y hoy, precisamente, se merece el comentario.

Juntos, nada más es una novela de la autora francesa Anna Gavalda; las últimas novelas que he leído han sido francesas y no pienso olvidarme de ellas en el futuro. Su argumento es el siguiente:

Camille Fauque tiene 26 años, dibuja de maravilla, pero no tiene fuerza para hacerlo. Frágil y desorientada, malvive en una buhardilla y parece esmerarse en desaparecer: apenas come, limpia oficinas de noche, y su relación con el mundo es casi agonizante. Philibert Marquet, su vecino, vive en un apartamento enorme del que podría ser desalojado; es tartamudo, un caballero a la antigua que vende postales en un museo, y el casero de Franck Lestafier. Cocinero de un gran restaurante, Franck es mujeriego y malhablado, casi vulgar, lo cual irrita a la única persona que le ha querido, su abuela Paulette, que a sus 83 años se deja morir en un asilo añorando su hogar y las visitas de su nieto.

El libro obtuvo muy buenas críticas y fue todo un bombazo editorial, pero...¿qué tiene la historia? En un principio, es una historia de amor previsible, ya desde el título: chico conoce chica...pero, a medida que avanzamos en la novela, el chico pasa de la chica y la chica se lleva fatal con el tro chico con el que convive...¿qué ha pasado con el romanticismo inicial? Pues que en en su camino se han cruzado la soledad, la tristeza, la apatía, la enfermedad,..d.e unos personajes que, como bien dice el trailer de la película: "no sabían cuánto se necesitaban hasta que se conocieron".

Cada personaje está bien retratado a través de sus pasiones (cocina, dibujo, teatro, jardín,..) y sus acciones cotidianas: ¿Qué hubiera sido de Camille en el frío invierno francés sin Philibert? ¿Qué hubiera sido de Paulette en aquella residencia sin Camille? Cada uno de ellos es una persona común y corriente, sin grandes anhelos en la vida, con la única esperanza de sobrevivir al día que se le echa encima y poder seguir con la misma rutina al día siguiente; no se exigen nada más , ni siquiera a ellos mismos, lo que lleva, por ejemplo, a que Camille no continúe su afición al dibujo. No son héroes, simplemente, personas ordinarias, como tú o como yo. ¿Y cuándo se dan una oportunidad estos personajes? Precisamente en ese momento, cuando un buen día, se fijan en el otro, en ese que se cruza a su lado y se ponen en su lugar, ya sea porque tiene frío o porque se entristecerá si ella abandona la casa.
"A veces se cruzaba con él en la calle o delante de la puerta de su casa y entonces todo eran complicaciones, emociones y motivos de angustia. Una vez más ahí estaba, gimiendo delante del telefonillo.
--¿Algún problema? --le preguntó Camille.
--¡Ah! ¡Oh! ¡Esto...! ¡Disculpe! --se retorcía las manos--. Buenas noches, señorita, discúlpeme si...si la molesto, porque...la molesto, ¿verdad?
Era horrible. Camille nunca sabía si debía reírse o sentir lástima. esa timidez enfermiza, su forma de hablar tan alambicada, las palabras que empleaba, y esos gestos tan exagerados la incomodaban tremendamente.
--¡No, no, en absoluto!¿Se le ha olvidado el código?
-Diantre, no. O sea, no que yo sepa...O sea, no...no había considerado la cuestión desde ese ángulo...Dios santo, yo...
--¿Lo han cambiado acaso?
--¿De verdad lo cree usted? --Le preguntó, como si acabara de anunciarle el fin del mundo.
--Pues ahora lo veremos...342B7...
Se oyó un clic metálico en la puerta.
--Oh, me siento confuso...Me siento tan confuso... Yo...Pero si es lo que yo había marcado... No lo entiendo...
--No importa --le dijo Camille, haciendo fuerza sobre la puerta.

Él hizo un gesto brusco para empujar la puerta y, queriendo pasar el brazo por encima de ella, erró en la puntería y le dio un golpetazo en la coronilla.
--¡Virgen santa! No le habré hecho daño, espero. Pero qué torpe soy, verdaderamente le ruego que me disculpe...Yo...
Él no se movía.
--Esto...-le suplicó por fin Camille--, ¿le importa quitar el pie? Es que me está aplastando el tobillo, y me está haciendo un daño espantoso...
Camille se reía. Era una risa nerviosa.
Anna Gavalda: Juntos, nada más, pp. 30-31.

Muchos otros temas cruzan la novela de parte a parte: la ancianidad y sus achaques, problemas de salud tan graves como la anorexia, la familia (la buena y la no tan buena), etc. Un lote muy completo que proporciona el ambiente necesario para que la novela pueda ser verosímil y, sobre todo, humana.

¿Y qué decir de Anna Gavalda? Todavía no he leído sus otras novelas, pero pienso hacerlo; lo que más destaco es el detallismo en las situaciones, gestos, posturas, ... la maravillosa capacidad imaginativa que tiene en la creación de algunas imágenes, como las de los personajes de los cuadros de la nobleza, el humor irreverente que maneja como quiere, a veces, casi hilirante y el diálogo retorcido que utiliza a la perfección, muy al estilo de los diálogos de los Hermanos Marx,
"El vendedor se tomó su papel muy en serio y le dio una clase magistral.
Con tono docto, alabó, comentó y comparó las virtudes de los inyectores de aire, el calor por irradiación, las placas de cerámica, las estufas y ls convectores. A Camille le daba vueltas la cabeza.
--Bueno, ¿y entonces, qué me llevo?
--Ah, eso ya, usted verá...
--Pero es que justamente..no lo veo nada claro.
--Llévese una estufa de éstas, no son muy caras y calientan bien. La Oleo de la marca Calor no está mal...
--¿Tiene ruedas?
--Pues...--vaciló el dependiente, inspeccioando la ficha técnica--...termostato mecánico, recogecable automático, potencia regulable, humidificador integrado, blablabla, ¡y ruedas! ¡Sí, señorita!
--Genial. Así la podré poner cerca de mi cama...
--Eh...Si me permite un comentario...Un chico tampoco está mal...Da calorcito, en una cama...
--Sí, pero no lleva recogecable incorporado...
--Ah, eso no...
El vendedor sonreía."
Anna Gavalda: Juntos, nada más, pp. 70-71

Lo único que no me gusta es la portada de la novela; prefiero el cartel de la película.


La adaptación cinematográfica, mucho más ligera que la novela, también consiguió excelentes resultados, retratando a los personajes de manera perfecta. Ya es imposible pensar en Lestafier, Camille, Philibert, Paulette o en la mismísima reina de Saba, con otras caras que no sean las de los actores seleccionados: Audrey Tautou, Guillaume Canet, Laurent Stocker, etc. Pero por favor, no vean la peli antes de leerse el libro, se perderían la esencia de la pasión perfecta, entre la literatura y el cine.

Más información:
- Anna Gavalda.
- Web de la película.
- Crítica de Regina irae.

JUNTOS, NADA MÁS

¿Qué tienen en común Dios y el Presing cash? Pues tienen en común a Mamie Rose.
La contraportada me tienta a leer el primer capítulo, la primera carta. Y ya no pude parar.

He aquí las cartas que escribió a Dios un niño de diez años enfermo terminal de leucemia. Las encontró Mamie-Rose, la dama rosa que va a visitarlo al hospital de niños. Describen doce días de la vida de Oscar, doce días originales y poéticos, doce días llenos de personajes divertidos y conmovedores.

Estos doce días serán quizá los últimos pero, gracias a Mamie-Rose que establece un fuertísimo lazo de amor con Oscar, serán días de leyenda.
La obra no está escrita desde el punto de vista de un adulto, sino que lo está desde Oscar, Osqui, como lo llama Mamie Rose. Por eso, el texto rezuma frecura, inocencia, miedo, amor, inquitud, todo aquello por lo que pasa en la vida de un niño de diez años que le quedan pocos días de vida. Pero no es una obra nostálgica, ni dramática, ni sentimental; es un elegante alegato al carpe diem. Y el lenguaje utilizado para ello, es el desparpajo de un crío: diminutivos, semipalabrotas, y un lenguaje directo, sin rodeos, sin esas palabras que empleamos los adultos, como ahora, para darle vueltas todo:
"POSDATA: te quiero pedir una cosa.[...] Me apetece eso de que me hagas una visita. Una visita en la mente. Me parece muy fuerte eso. Me encantaría que me hicieras esa visita. Mis horarios de visita son de ocho de la mañana a nueve de la noche."
Eric-Emmanuel Schmitt: Oscar y Mamie Rose, pp. 37-38

Oscar sabe que la operación de leucemia no ha ido bien y que nadie quiere hablar del tema; se siente culpable de la situación y así se lo dice a su confidente, Mamie Rose, una antigua luchadora de Presing cash, transformada en enfermeda "de la guarda".
"Entonces, esta mañana, he querido ver si ella también se hacía la sueca conmigo.
- Mamie-Rose, me da la sensación de que nadie me quiere decir que me voy a morir.

Se me queda mirando. ¿Reaccionará como los demás? ¡Por favor, estranguladora del languedoc, aguanta!

- ¡Por qué quieres que te lo digan si tú ya lo sabes, Oscar!

¡Menos mal, me ha oído!",
Eric-Emmanuel Schmitt: Oscar y Mamie Rose, p. 17
Mamie Rose utiliza su experiencia en el ring para comprender la vida y enseñársela a Oscar. Para ello, le dice que cada día escriba una carta a Dios, y que viva cada día como si cumpliera diez años de su vida.
"A Mamie-Rose no te la voy a presentar porque debe ser una colega tuya; ha sido ella la que me ha dicho que te escriba."
Eric-Emmanuel Schmitt: Oscar y Mamie Rose, p. 12

Así, cada día que avanza, Oscar cumple diez, veinte, treinta, cuarenta años,...y se echa novia, y adoptan hijos, y tiene la crisis de los cuarenta,.un desliz, ...hasta completar su vida. Con cada carta, Oscar y Dios se hacen amigos, desarrollando el autor, en los diálogos de Oscar, un rico y sincero sentido del humor:

"-Y además, a Dios, le puedes pedir una cosa por día. ¡Pero ojo! Sólo una!
- Pues menudo inútil ese Dios tuyo. A Aladino, el genio de la lámpara maravillosa le concedió tres deseos.
- Pero un deseo por día es mejor que tres en toda una vida, ¿no?
-Pues también es verdad...."
Eric-Emmanuel Schmitt: Oscar y Mamie Rose, p. 20
En ocasiones, se suele evitar hablar sobre el tema de la enfermedad terminal, en especial, en los niños, creyendo que, de algún modo, el problema desaparecerá. Es lo que les ocurre a los padres de Oscar, no saben cómo tratan a su hijo y rellenan inútilmente su últimas horas de angustia y pena, como si Oscar no percibiera esos sentimientos a través de sus sentidos. La leucemia aparece en el libro, igual que las demás del resto de los niños hospitalizados, humanizada; no es un destino cruel e injusto, sino como parte de la vida; todos moriremos alguna vez, de una manera u otra. La cuestión es cómo queremos morir, con la cabecha gacha, o con una palpitante curiosidad por iniciar un nuevo camino. El autor desdramatiza la enfermedad y nos lleva a verla desde los ojos de un niño:
"-[...] Cuéntale todo eso a Dios y, en tu carta, pídele que te venga a ver.
- ¿Él viaja?
- A su manera. No muy a menudo. No suele hacerlo, de hecho.
-¿Por qué? ¿También está enfermo?"
Eric-Emmanuel Schmitt: Oscar y Mamie Rose, p. 31
***
"-Me da la impresión, Mamie Rose, de que se han inventado otro hospital distinto del que existe realmente. Es como si uno sólo viniera al hospital para curarse, mientras que también se viene a morir.

- Tienes razón, Oscar, y creo que se comete el mismo error con la vida. Nos olvidamos de que la vida es frágil, escurridiza, efímera, y vamos por ahí como si fuéramos inmortales."
Eric-Emmanuel Schmitt: Oscar y Mamie Rose, p. 17
A pesar de ir acompañando de la mano a Oscar, como si fuésemos su cartero, al leer sus cartas, nos damos cuenta que, entre sus palabras, avanza la enfermedad, aunque él, distraído en las palabras, no sé de cuenta: el cansancio, el peso del bolígrafo, el sueño que le invade, son las pistas que nos da el autor para saber que el tiempo físico avanza. Se hace una metáfora entre estos síntomas y los achaques de tener, símbólicamente, 1o0 años. Recuerda un poco el proceso que aparece en la película de El curioso caso de Benjamin Button. Y por supuesto, el autor, por boca de Oscar, nos proporciona una interesante reflexión:

"-La verdad es que lo desconocido no me da miedo. Lo que pasa es que me da palo perder lo que ya conozco".
Eric-Emmanuel Schmitt: Oscar y Mamie Rose, p. 65
*****

La obra, junto con El señor Ibrahim y las flores del Corán y Milarepa, conforman el Ciclo de lo invisible. Es curioso cómo algunos autores bailan alrededor de tu vida, apareciendo y desapareciendo, hasta que al final, se dejan caer en tus brazos. Repasando su producción, me encuentro con El señor Ibrahim y las flores del Corán, y con Odette : una comedia sobre la felicidad. El libro también está en formato audiolibro, en varios idiomas, leído e interpretado por el autor, con música de Tchaïcovski y Bizet y hay adaptaciones teatrales. Actualmente, se está rodando la película.

Me temo, rabiosamente, me temo, ...que este autor será el segundo descubrimiento del año, que será uno de mis autores favoritos, que será necesario completar el círculo de las tres novelas, y releerlas en perspectiva. Una buena compañía ¿no?

Sobre este mismo tema, la enfermedad terminal de un niño, Jostein Gaarder también tiene un espléndido libro titulado, El enigma y el espejo, en el que el ángel Ariel visita a Cecilia y le enseña a ir más allá de sus fronteras mentales, para comprender el mundo que rodea. No sólo la enfermedad es un muro que nos encierra, también nuestros pensamientos. Gaarder nos propone atravesar el espejo, como Atreyu, y superar nuestros miedos.



Más información:
- Primer capítulo (1ª carta)
- Página oficial del autor.
- La adaptación al cine, página oficial (en francés)
- Comentario al libro del poeta Francisco Cenamor
- Entrevista al autor por El Cultural


QUERIDO DIOS


"Una vez, en un bar, un hombre me preguntó que a qué sabían los libros, "así, por término medio". Se me ocurrió una respuesta inmediata, pero no quise hacer que se sintiera totalmente idiota, de modo que hice como que me lo pensaba y al cabo de un rato le contesté: "Amigo mío, dado el abismo que separa todas tus experiencias de todas las mías, lo más cerca que te puedo situar de ese sabor tan único es decirte que los libros, así, por término medio, saben a lo mismo que huele el café".
Sam Savage: Firmin, pp. 76-7

EL LIBRO, ¿SOLO O CON LECHE?


Me encanta la magia; creo que la afición me viene de los juegos de mi abuelo Daniel. Con sus grandes manos, ocultaba monedas, movía dados y descubría cartas donde antes no había nada. Por supuesto, hay muchas películas de magos ilusionistas, pero libros de ficción, de entretenimiento, creo que pocos. Este me lo encontré por pura casualidad en unos grandes almacenes. "Qué triste", pensé, "debería tener una estantería propia, ser anunciado a bombo y platillo y tener un sombrero de copa a su lado, junto con una varita negra con el extremo en blanco". Pero nada de eso había. Sólo unos cuantos ejemplares abandonados a su suerte, entre cientos de libros más. Y me lo llevé. No lo pensé dos veces.
El libro se llama: Hocus Pocus. Una novela sobre Magníficos Magos y sus Asombrosas Hazañas. Editado por la editorial Alfaguara Juvenil, está escrito por el prestigioso mago Paul Kieve, asesor de magia de Daniel Radcliffe. Lo que llama poderosamente la atención del libro es su cuidada y esmerada edición: Tapas duras de color morado, letras modernistas doradas, guardas con ilustraciones de carteles de magos famosos, un apéndice final sorprendente y, en la contraportada del libro, una reproducción de periódico antiguo donde se anuncian los beneficios del libro, a modo de resumen.

Consta de un prólogo, una bienvenida, once capítulos, una bibliografía, agradecimientos y una nota acerca de los números de magia que aparecen en el libro.

En cada capítulo el protagonista conoce a un mago histórico, quien le enseña un truco para el espectáculo que está preparando. Además, también hay una breve mención a la biografía de cada uno de ellos. Estos magos son:

  • Alexander, "El hombre que sabe", y las Gemelas Nartell,
  • El Gran Lafayette, su perrita Belleza, y su Compañía de espectáculo,
  • Chung Ling Soo, y "el misterio del papel chino",
  • Jean Eugène Robert-Houdin y su muñerco acrobático Antonio,
  • Mister Servais Le Roy, Mercedes Talma y el cómico León Bosco,
  • Mister David Devant, "La amabilidad lo puede todo",
  • Iona, "La Diosa del misterio",
  • Harry Houdini, "El Rey de las esposas".
Al final del libro, hay varias postales de carteles de estos magos y también, otras psotales con efectos mágico-ópticos muy divertidas.

Es un buen libro que hará las delicias de aficionados a la magia, de cualquier edad.


Dos curiosidades del libro:
1.- ¿Cómo se llama el protagonista de la novela?
2.- Los consejos de magia aplicables a las oposiciones:

"Tienes que ensayar hasta que lo difícil se vuelva fácil, lo fácil se convierta en un hábito y el hábito se convierta en algo hermoso"

Web del autor: Paul Kieve

HOCUS POKUS

"-Otra cosa, madame, ¿puede darme la dirección de la niñera?

-Netherall Road 14, Hammersmith. No supondrá usted...
-Yo nunca supongo. Sólo empleo mis pequeñas células grises y, algunas veces, sólo de vez en cuando, se me ocurre alguna idea".


Agatha CHristie: La aventura de Johnnie Waverly, P. 203

CÉLULAS GRISES

PROVISIONAL

3/recentposts