Have an account?

18/7/10

DOY LAS GRACIAS A LOS DIOSES SI EXISTIERAN...

En tiempos de oposiciones, el mundo a tu alrededor desaparece. ¿Paul? ¿Quién es Paul? me preguntaba hace días... Paul es un pulpo sin bola mágica, parece ser, que lo acierta todo; me enteré en el telediario, mientras almorzaba. Si lo llego a saber antes, le pregunto por los temas del examen, o por la unidad didáctica, puestos a pedir, aunque serían muchas cajitas para un acuario.

En tiempos de oposiciones, todo ánimo o consuelo es poco, y más, sabiendo que cuando seas funcionaria, te bajarán el sueldo cada vez que haya crisis. Así que alguien que me quiere mucho, me mandó esta estrofa:

"Llego el momento, caen las murallas
Va a comenzar la unica justa de la batallas
No duele el golpe, no existe el miedo
Quitate el polvo, ponte de pie y vuelves al ruedo

Y la presion que sientes
Espera en ti, tu gente!
Ahora vamos por todo
y te acompaña la suerte".


A lo que le contesté que me encantaba el poema...

-¿Poema? será la canción- me dijo.
- ¿Canción? ¿De quién?- le pregunté yo.
- Sí, hombre, me vas a decir que no sabes qué canción es...

Por la cara que le puse, adivinó que no tenía ni remota idea de qué me estaba hablando, por lo que fue una auténtica sorpresa comprobar que es parte de la letra de la canción del Mundial.

Vaya por Dios, gana España y yo sin enterarme de que es el himno de África... (podría decir.."y yo con estos pelos", pero no viene a cuento).

- Pero vamos a ver, alma de cántaro, si te digo que no sé ni siquiera a qué día de la semana estamos, ...entre tanto tema y tanto apunte...¿pretendes que me sepa la letra y que conozca la canción?

Aún así, la letra, hay que reconocerlo, te da ánimos; no tanto para ponerte a bailar delante del tribunal, pero sí para recitar la programación en la encerrona, folio arriba folio abajo:

La hora se acerca
es el momento
Vas a ganar cada batalla
ya lo presiento

Sí, es cierto, la canción te pone de buen humor y te imprime fuerza, ya estés en África, Murcia o en la Patagonia; pero, para esta ocasión, me había guardado en el bolsillo un extraordinario poema, el poema de William Ernest Henley, "Invictus", que casualmente, era recitado por Nelson Mandela cuando estuvo encarcelado (y de cuya historia se ha estrenado recientemente una película). Y digo "casualmente", ya que, si bien no conocía el himno del Mundial de Sudáfrica, sí conocía el poema preferido del sudafricano Nelson Mandela. El verso llama al verso. Y de guiños como éstos, está llena la vida. Disfrutad de esta espectacular declamación:


Quisiera que disfrutéis, por último del poema, las imágenes y sensaciones que nos llegan, dependiendo de la traducción que elijamos. En el mundo de las traducciones, siempre se ha dicho que es mejor beber de las fuentes, leer los clásicos en su idioma propio, y es que una mala traducción, puede estropear un buen libro. Aún así, me arriesgo, y leo y comparo traducciones, porque, aunque lo primario es saber qué quiere decir el poema (y todo lo que esconde y no dice) , en lo esencial, lo que nos lleva a hacerlo nuestro, es lo que nos aporta, y para ello, de una traducción a otra, hay pequeños abismos. Es la riqueza de los idiomas, la cara y cruz del lenguaje:

TRADUCCIÓN 1

Desde la noche que sobre mí se cierne,
negra como su insondable abismo,
agradezco a los dioses si existen
por mi alma invicta.

Caído en las garras de la circunstancia
nadie me vio llorar ni pestañear.
Bajo los golpes del destino
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

Más allá de este lugar de lágrimas e ira
yacen los horrores de la sombra,
pero la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma

TRADUCCIÓN 2

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.

En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.


Mi versión particular es la mezcla más sencilla y con más sentido lírico de los dos. poemas Pero al margen de versiones, lo que interesa es la esencia del poema, su carga simbólica ¿Eres capaz de sentirla? ¿Eres capaz de no tener miedo y ser el capitana de tu alma y el amo de tu destino?

Dedicado a Reyes Uve.

Más información:
- W. Ernest Henley (1849—1903).

2 comentarios:

Shulamithie dijo...

La película no la he visto, pero te recomiendo el libro en el que está basada: "El factor humano" de John Carlin.
Aunque no sólo sale eso, el libro es mucho más amplio.
Ah, a la próxima... ¡la plaza!

Reyes dijo...

AHORA LO HE VISTO QUE ME LO HABÍAS DEDICADOOOOOOO



GRACIAS GRACIAS GRACIAS.
Bueno, scomo sabes, estoy fuera y no me puedo conectar a menudo .


Pero me ha emocionado.
Me encanta este poema, y a partir de ahora, mucho más.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...