Have an account?

2/11/09

EL DEVORADOR DE HISTORIAS

Este cómic llegó a mis manos a través de Carboanión,que a su vez, curiosamente, le llegó a través de mi curiosidad.
Estábamos en un local lleno de tentaciones, uséase, de libros y Carboanión me dejó sola entre las estanterías, lo cual siempre es un peligro. Curioseando aquí y allá, me llamó la atención la estética de la portada de este cómic, al igual que el título; se lo comenté a su vuelta, le echó un vistazo y se lo compró. Después de su lectura, me lo pasó y aquí está, vivito y coleando, el librito.


El argumento es el siguiente:
El Cuervo, protagonista de folletines de tres al cuarto, quiere que lo inmortalicen definitivamente como un genio del Mal. Acechando a Fortunato de Hipocondrio, periodista vagamente anarquista, encontrará la pista de su autor-padre, Homero San Ilíada, y hará lo imposible por adquirir una identidad…
La obra es de Fabrice Lebeault, del que no he leído nada, pero el libro, en sí mismo es una auténtica curiosidad. Para empezar, su estética de trampantojo es una de mis favoritas: un libro dentro de la protada de otro libro, que es, curiosamente lo que ocurre en el libro de doble manera, tanto en la misma historia como en la edición. Lo explicaré mejor:

- Trampantojo en la portada: un libro dentro de otro libro, dos portadas a la vez.
- Dos libros en la edición: La edición de este volumen cuenta con el cómic, propiamente dicho, y con un apéndice y nota del editor, donde se recoge la historia y las acuarelas originales del cómic, para mayor satisfacción de una lectora.
- Dos niveles narrativos en uno, ya que el personaje de El cuervo, quiere conquistar su libertad y para eso, salta de sus folletines para atormentar a un personaje real, Fortunato de Hipocondrio, para que le ayude en su empresa; las barreras narrativas se diluyen formando una única trama.

Como se señala en la página web de la editorial, el autor, Fabrice Lebeault ha querido hacer un homenaje a los folletines decimonónicos y a la extraña atmósfera que empezaba a circular por la época, a medio camino entre la modernidad y el peso de los siglos. Tenemos, además de la trama principal otra secundaria, que a medida que avanzan las páginas, se mezcla con la principal y se convierte, inconscientemente, en la única y principal, al final.

Creo que lo más interesante del libro es poder comparar la historia y viñetas originales de las que finalmente, resultaron elegidas, ya que sorpende cómo:

- 1º Puede modificarse y y variar una ideal original, en distintas tramas.
- 2º Como esos dos espejos pueden gustar de distinta manera según el gusto del lector.

Por eso creo que es un libro muy rico; personalmente, me gusta la idea final, más cerrada, oscura y adaptada al contexto del siglo XIX, que la original, que me parece más infantil y más repetida; por contra, las ilustraciones originales en acuarela son las que me gustan, ya que la acuarela permite unas gradaciones y niveles de color y sombra que no se consigue con la estética final, más "moderna" y menos vintage o retro, que es lo que le pega a una historia como ésta.

Como apunte final y para ser un poquillo malvada y provocar un asalto a las estanterías de las librerías, no voy a decir más de la obra, pero sí quiero indicar que he estado investigando sobre un tema que aparece en la obra, una imagen que siempre me ha gustado y fascinado desde que vi cierta película, y que, después de encontrar el video que acontinuación incluyo, me hace preguntarme...¿sería este Pierrot la semilla de la novela?



Mientras que en el s. XVIII Pierre Jaquet-Drotz creaba su Pierrot écrivain, Michel Bertrand creó esta actual Pierrot escribiendo cartas a Colombine

Más información:
- Hª de los autómatas.
- Museo de los autómatas.
- Teatro de los autómatas.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...