Have an account?

7/8/09

MERENDANDO CON CAPERUCITA

Hace varios días, almorcé con unos amigos y a la hora reglamentaria, nos fuimos en busca del apreciado café, batido, o lo que fuera para mantenernos despiertos a la hora de la siesta. Entramos, pues, en una cafetería donde servían helados. Mientras unos iban al servicio y otras a la barra a preguntar por los helados, me dejaron sola con la carta y allí me encontré a Caperucita y a sus fresas del bosque; yo pensaba que las fresas venían de Huelva, pero allí mismo me aseguró que no, que las fresas de sus batidos vienen del bosque donde vive su abuelita, de una parcelita muy reservada, detrás de la casa, a salvo del Lobo, que es alérgico a la fruta. Si pueden, aprovechen, que el batido está muy bueno, y además, el Lobo los dejará tranquilos un buen rato.


Aprovecho para transmitir una reivindicación de la pobre niña: que a falta de playa al lado del bosque, le coloquen en el cuento alguna piscina, aunque sea portátil, en el patio de la casa de su abuelita, que también hace calor en los cuentos, y la capa roja pesa mucho. A cambio, invita a batidos de fresa.

Nota: La foto esté hecha con el móvil; una buena excusa para volver a ir.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...