Have an account?

19/4/09

TENGO DERECHO A ...

DECÁLOGO DEL LECTOR/A

1.- El derecho a no leer
.

Porque si queremos difundir la lectura, no se puede obligar a leer, y como consecuencia, hay que respetar a aquellas personas que optan por ejercer el derecho a no leer; no hablamos aquí de personas que no saben leer, hablamos de aquellas personas que, pudiendo, no quieren hacerlo. Libros hay de todos los colores, como las personas.

2.- El derecho a saltarse páginas.
Mejor saltarse algunas páginas del libro, que saltarse el libro entero ¿no? Mejor libro en mano, que 100 libros volando.

3.- El derecho a no acabar (de leer) el libro.
Porque es mejor enfadarte con un libro que con el autor/a del mismo, ...a libro muerto, libro puesto.
4.- El derecho a releerlo.
Si llevamos nuestra canción favorita como melodía del teléfono, y la escuchamos mil veces, si vemos otras tantas esa película que nos marcó,...¿porqué no vamos a releer nuestro/s libro/s favoritos? Si para una misma canción, hay múltiples adaptaciones a piano, a guitarra eléctrica, al jazz, al por,...¿qué decir de una historia? Bien ama un libro, quien no lo olvida.

5.- El derecho a leer cualquier cosa.
Porque yo empecé leyendo cualquier cosa que caía en mis manos, poner trabas a determinados libros o lecturas por "no tener calidad literaria" o no ser de tal o cual escritor/a,...significa borrar de la faz de la Tierra cualquier posibilidad de acercamiento a la lectura. Prefiero que se lea El Código da Vinci, a que no se lea nada, ya que .... Los caminos del sr Libro son inescrutables...y nunca se sabe a qué libro nos llevará el que leemos...

6.- El derecho al bovarismo o a leer lo que nos gusta (1)
.
Si bien es cierto que no toda la literatura tiene el mismo nivel estético o creativo, es preferible dejar leer lo que se quiera que prohibirlo leer...como se dice en otro punto...los caminos del sr. Libro son inescrutables... La buena lectura, alivia la tristura.

7.- El derecho a leer en cualquier parte.
Y digo yo....¿lo importante no es leer? Pues entonces, da igual si lo hacemos en el sillón haciendo malabarismos o de pie mientras esperamos a que se seque la ropa,...¿por qué limitar la lectura a estar sentad@? ...Llámame lector y échame un libro donde sea.

8.- El derecho a picotear.
Por la curiosidad, cayó el gato....¿caerán lectores si los dejamos ojear libros? Corazón lector curioso, no tiene reposo.

9.- El derecho a leer en voz alta.
Pronunciar, deletraer, sentir las palabras en la boca y como se verbalizan es crear la personificación de nuestros libros a nuestro alrededor. ¿Se imaginan a Bastian leyendo la Hª interminable en silencio? ¿Cómo le contaría el abuelo la venganza de Íñigo Montoya a su nieto enfermo, en La princesa prometida? En boca cerrada, no entran palabras.

10.- El derecho a guardar silencio.
Derecho a no hablar de ese libro que nos conoce mejor que nosotros mismos, para sorpresa de cada un@; derecho a reflexionar en ese espacio extraño de tiempo que sucede a una lectura sorprendente; derecho a digerir con traquilidad ese destino elegido o no por el protagonista, ...silencio...también tiene derecho a existir para que al autor/a vuelve a escuchar los pasos de las musas. Si hay trato, pueden ser amigos la voz y el silencio.


Daniel Pennac escribió en 1992 la novela titulada Como una novela, donde se recoge este listado de derechos.

(1) Bovarismo literario.

Más información:
- Derechos del lector.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...