Have an account?

14/2/09

POEMAS DE AMOR, de Antonio Gala

Hace tiempo, através de un bookray, cayó en mis manos un libro de Antonio Gala, uno de mi autores preferidos, el poeta del amor, le llamo. Lo iba a liberar hoy, el día de los enamorados, en un lugar que honre al libro y al autor, los Reales Alcázares, pero como mi hermano se ha llevado la cámara de foto, esperaré unos días para hacerlo.

Señala Antonio Gala en el prólogo: "No tengo yo una idea muy original de la poesía. Me parece que equivale a la poyesis platónica, en la idea de creación o de construcción. Es como un líquido que toma la forma del recipiente en que se vierte. Hay poesía de pintura, de literatura, de música, de escultura, de arquitectura,...Habrá incluso una acitud poética que no se materialice en nada sino en procurar estarse ante las cosas con una posición de aprendizaje, de pregunta, de perplejidad: algo que no es más que una vía de conocimiento. Eso es la poesía, y no una vía de comunicación."

El libro es una antología poética sobre el amor en todas sus vertientes. Hace unos años, ya se publicó otra antología de textos amorosos, El águila bicéfala, pero incluye textos de todos los géneros: narrativa, poesía y teatro. El libro de hoy es una seleccion poética, nada más, que recoge desde poemas totalmente barrocos, a versiones más ligeras y sueves de la poesía lírica medieval, como otros que, sin tener la disposición métrica de un haiku, rebelan el alboroto de un instante especial, de un momento que trasciende el día entero. La antología es un canto al carpe diem poético.

Lee poesía. A la poesía hay que acercarse sin prejuicios y sin ideas preconcebidas. La poesía es como el jazz, o el swing, totalmente libre: lo que puede no gustarte hoy, lo amarás mañana; y el poema que lees hoy, no se identificará contigo dentro de unos años. La poesía va adaptándose a la vida, a tu vida. Siempre hay que darle una oportunidad, porque, más tarde o más temprano, te escuchará y te tenderá una mano, allá donde vayas. La poesía que te acompañe, será tu biografía poética.


SEVILLA

A la hora del ángel
reconozco un perfil desconocido
en patio, en aire, en rejas...
Lo cotidino es tan inescrutable
como simple el milagro.

Tu belleza no fué
sino un ardid de mi destino,
ya que así designamos
a nuestro anhelo sólo.
Envejecer es irse acostumbrando;
pero jamás el tiempo
profanará tu rostro.
Lo eterno es este instante.

Cuando se empequeñezca
mañana el don de hoy
para caber entre mis manos,
la vida y tú seréis la misma cosa,
pues tu recuerdo llevará su nombre.

Hoy murmuro "te amo",
y el tiempo y sus laureles
lo murmuran conmigo.
La luz soy de tu fuego,y en ti ardo.

***
Hokkaido
He ahí unas manos -musité-
que me complacería tener entre mis manos.
Alguien habla y describe paisajes
que vemos mejor que él.
Va a llegar el invierno
y ya están las legumbres colgadas a secar.
En los valles menudos, los tejados azules
y la hierba rizada. Yo veo sólo tu rojiza
melena, mientras una canción
repite que el amor no retorna:
una letra vulgar y verdadera.

Y sin previo aviso, aparece el Océano Pacífico.
Tú no me miras. Y es Jade y es azul; pero tú no lo miras.
Ni a él ni a mí nos miraste: eso me consolaba.
La tarde volcó sobre las aguas
su camión rojo basculante...Y me miraste entonces.
Fue cuando aprendí a decir cariño en japonés.
En el tatami estaba la piedra apaciguada.
Latió mi corazón como un pájaro ciego.
Miré unos ojos negros y perdí mi camino.
Era ya el quinto día que te amaba.
Había sido lunes. Todo estaba cerrado,
menos un parque y nuestro corazón.

***

SONETO VERDE
Cuando en octubre amor por la semilla
conspira con abril de la mirada
me subyugó una rosa equivocada:
si verde corazón, tez amarilla.

De una la noche en otra maravilla
-cera ya agraz, ya pluma alabeada-
regresó el alba, limpia y afilada,
rasgándome de pura la mejilla.

Verde presidio y hondo, verde prado,
que a la esperanza indócil alimentas
con grama en flor, sonrisa de mi dueño:

suba la muerte y máteme a tu lado,
que esmeraldas, cantáridas y mentas
me han dispuesto un profundo y verde sueño.

***
Nueva York
La luz no cae, no cae
sobre tu ala.
Viene, medita sobre sí,
resbala.
La Luz, Arcángel, eres.
La Luz sois. Y yo soy
sólo lo que me lleva.
Nado en vosotros, nieva
la suave monarquía.
Pleno día.
De vosotros me anego,
y hasta vosotros llego
a través
de vosotros,
luz, luces.
¿Somos tres? ¿Somos dos?
Somos uno quizás. O somos Dios.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...