Have an account?

28/2/09

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE


ANDALUCIA

Cádiz, salada claridad... Granada,

agua oculta que llora.

Romana y mora, Córdoba

callada.

Málaga, cantaora.

Almería dorada.

Plateado Jaén... Huelva: la orilla

de las Tres Carabelas.

Y Sevilla.

Manuel Machado



27/2/09

MR. HERLEY QUIN

"Nos hace ver cosas que están ahí desde el principio, pero que no vemos. Es maravilloso. [...] -¿Así que le interesan los crímenes, Mr. Quin? -preguntó el coronel, dispuesto a comportarse amablemente. -No exactamente los crímenes. - ¿Qué entonces? -Preguntemos a Mr. Satterthwaite. Quin sonrió-. Es un observador muy agudo. -Quizá me equivoque -manifestó Satterthwaite lentamente-, pero creo que Quin se interesa por los "amantes". [...] -¡Demonios! -exclamó el coronel." [...]

Agatha CHristie: Los detectives del amor, p. 235

Después de llevarme media vida descubriendo los detectives imaginados de A. CHristie, me encuentro con el Sr. Quin. ¿Qué tipo de detective es? Más en próximas lecturas.

25/2/09

LAS CESTAS DE LIBROS

Este año, se sortearon tres cestas de libros en BC; se me ocurrió una idea para ilustrar la página oficial creada a tal efecto, y éste es el resultado.

24/2/09

EL KARMA DE LA LITERATURA

"El karma de la literatua" es uno de los lemas de Bookcrossin. ¿Qué es el karma? Simplificanco mucho, viene a decir que lo que siembras, es lo que recoges, más tarde o más temprano, en una vida o en otra. Ayer era un día especial y me fui a liberar 5 libros por Sevilla. El primero era el de Antonio Gala, pero estaba el Alcázar estaba cerrado; así que tendrá que esperar. Luego me fui al patio de Banderas y liberé Ilusiones de Richard Bach.


A continuación, me fui al monumento de la Inmaculada, en la plaza del Triunfo y esperé a que los chavales de colegios e institutos que habían colonizado el monumento se marcharan y coloqué Héroes de Papel.

Para finalizar el paseo, visité el conjunto de la Catedral; en la patio de los Naranjos liberé las dos antologías que llevaba: la de Juan Ramón Jiménez y la de Francisco Ayala, uno encima de un baúl antiguo y otro cenrca de la salida.



De los cinco libros que llevaba, sólo liberé cuatro; y cuatro han sido los libros que me han regalado en dos días:



  • El perro, un amigo en la familia, de Mariano González.
  • El burlador de Sevilla, de Tirso de Molina, en una edición de 1965.








  • El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón.
  • Los dulces de las monjas, de Sor Mª Isabel.




¡¡¡Gracias!!!

22/2/09

FIRMIN, de Sam Savage



Desde que lo vi en el escaparate de una librería, me llamó la atención; finalmente, llegó a mis manos a través de BC, y más tarde o más temprano, ocupará su lugar en mi estantería.

Ésta es la historia de una rata de librería; no es la de un ratón de biblioteca, pero podrían ser primos lejanos. Según he podido saber y leer, el libro ha defraudado a mucha gente, supongo que esperaban más del argumento, otro final quizás,...Imagino que Firmín también esperaba más de la vida, salir de su propia existencia de rata y convertirse en lo que realmente quería ser. ¿No es lo que queremos todos? Superar nuestras limitaciones y hacer, trabajar y vivir de lo que amamos.

Firmin tiene varias lecturas, según el nivel al que queramos llegar. La primera sería la simple y llana historia de una rata que vive en una librería de Boston en los años 60; la segunda, una metáfora del amor a los libros, representada por una rata que los devora y luego, los lee. ¿Qué amante de los libros no ha devorado, metafóricamente hablando, un libro que nos apasione? Desde este nivel, el libro sirve de guía para el acceso a clásicos de la literatura universal, a ravés de las opiniones de Firmín. Un libro llave, que nos abre a otras lecturas.

Pero existe otro nivel, un tercero, igual de metafórico que el anterior, pero un poco más filosófico, y que toca muchas fibras sensibles, desde el aspecto externo (no quiere verse en un espejo porque se veo feo), el amor a la música o el cine clásico, la realización de los sueños, la superación de barreras psicológicas, nuesta misión en la vida,...
"El barrio -que el el Globe llamaba "histórico" algunas veces, aunque casi siempre se refería a él en terminos de "muy deteriorado" o incluso "infestado de ratas"- era una especie de baluarte plantado en mitad del camino del progreso, de manera que el alcalde y el ayutamiento estaban deseando quitarlo de en medio, y el mejor modo de conseguirlo iba a ser arrasarlo primero y cubrilo de cemento después.[...] El plan era sustituuir la plaza Scollay por una gran plataforma de hormigón liso y luego construirle encima, para asustar a la gente, varios edificios oficiales, como fortines. Norman miraba las amágenes de los edificios en el periódico y se limitaba a menear la cabeza. Yo, por encima de él, en el Globo, la meneaba también".
Sam Savage: Firmin, p. 92.

¿No es una metáfora de lo que ocurre hoy en día, con la excusa del progreso? En nombre del progreso se arrasa con edificios históricos, árboles centenarios, etc. y se construyen centros comerciales y edificios grises. Hace poco escuché a un político que, para dinamizar una ciudad, había que construir un centro comercial en cada barrio. En pocas ocasiones, en nombre del progreso, se construyen centros culturales o bibliotecas. Se dilapida la historia, en nombre del progreso.

"Yo siempre fui del tipo soñador. Y dada mi situación, ¿qué otra cosa podía ser? Pero también sabía cómo poner las cuatro patas en la tierra, cuando hacía falta",
Sam Savage: Firmin, p. 106

"Nunca he estado muy bien de la cabeza, pero a loco no llego. Aquí levantará usted una ceja, quizá, o las dos, mas no por ello dejará de ser cierto que una cosa con los ensueños diurnos y los jugueteos mentales, y otra muy otra estar como una cabra. Y no pertenezco al número de las criaturas que pueden estar locas sin saberlo.[...] En mi caso, el problema nunca ha estado en los espejos -en ellos sólo habita el de siempre, el tipo de la barbilla hundida-, cino en la imagen de mí mismo que no está en el espejo, la que ve cuando me hallo tendido boca arriba y me miro los dedos y me cuento todas esas historias maravillosas, cuando me embarco en o que llamo sueños, dejando fuera lo que carece de sentido y dándole a la vida un principio, un desarrollo y un desenlace. Mis sueños lo contienen todo; es decir, todo, menos al monstruo del espejo. Cuando sueño una frase como "Concluyó la música y en el silencio todas las miradas se posaron en Firmin, que permanecía impávido y distante en la puerta del salón de baile", nunca veo una barbilla más pequeña de lo ormal en la puerta del salón de baile. [...] No: siempre veo a alguien parecido a Fred Astaire",
Sam Savage: Firmin, p. 109-110.


Algunas de las opiniones encontradas sobre el libro:

Eduardo Mendoza: Un libro escrito para lectores, es decir, para gente que siente pasión por los libros y para quienes los libros son tan reales como cualquier otra cosa de la vida. Más reales, quizá.
Donna Leon: Uno de esos contados libros que parecen haber caído del cielo para sorprendernos y deslumbrarnos. Sombras de Dostoievski y destellos de Vonnegut. Uno nunca volverá a mirar a una rata de igual modo luego de masticar y tragar esta pequeña gran novela.
Rodrigo Fresán: Una estupenda fábula sobre los poderes transformadores, prodigiosos, de la literatura, y sobre los efectos que produce el haber crecido devorando libros: sensibilidad, poder de observación, sentido del humor, inteligencia y humanidad.

Más información:
Artículo de El País

18/2/09

UNA ADICCIÓN LLAMADA ..."LIBRO"

"Ni que decir tiene que la llegada de todo ese papel nuevecito [...] no contribuyó precisamente a moderar mi apetito, y seguro que despaché capítulos enteros antes de alcanzar la edad suficiente para aventurarme fuera de nuestro oscuro rincón sobre cuatro patas temblequeantes, adentrándome en la titilante grandeza del mundo. Estoy convencido de que estas páginas masticadas aportaron la base nutricional de lo que modestamente denominaré mi insólito desarrollo mental, o quizás incluso lo desarrollaran. [...]
¿Oigo risitas? Supongo que, a ojos de usted, esto es más bien un vulgar caso de adicción...[...] Y sin embargo, el concepto de adicción no es lo suficientemente rico, lo suficientemente profundo, para describir esta hambre. Yo preferiría llamarlo amor".
Sam Savage: Firmin, págs. 31-32

16/2/09

EL FENÓMENO DE LOS CANDADOS

El fenómeno Moccia llega a España, a través de su candados, mejor dicho, de sus libros. Es curioso leer lo que le ocurrió con su primera novela Tres metros sobre el cielo, ya que se la tuvo que autopublicar y ahora es un éxito de ventas. La editorial ha puesto en marcha una serie de actividades que invitan a los enamorados a crear candados virtuales como prueba y sello de su amor, y a colocarlos en el puente virtual.

Esta campaña, aunque "bonita y sentimental" no está exenta de "manipulación": para crear tu candado, debes registrarte y entre los datos a aportar, te piden el nº de móvil. ¿Para qué quieren ese dato las editoriales? ¿Dónde van a parar esos datos y quién tiene acceso a ellos? Aunque en un principio pensé que sería una buena actividad para este día, luego pensé que también sería adecuado trastocar la actividad y dividiarla en tres partes, previa lectura del libro:

1) Desarrollar las competecias digitales para buscar versos que escribir en candados "románticos" de cartulina que se colocarían en un sitio previamente seleccionado; no vamos a registrarnos para dar los nº de teléfono de adolescentes, es evidente. Seleccionados los versos, hace un candado de cartulina y decorarlo.

2) Hablar y reflexionar sobre el hecho de ceder nuestros datos personales en intenet, con el peligro que eso conlleva, aunque sea una editorial.

3) Hablar y reflexionar sobre la simbología del candado en el amor, no sólo desde la historia de la literatura, sino también, desde la vida real. Como muchos otros símbolos, el candado va más allá del significado del amor, ya que implica "cadenas y ataduras" selladas con un candado, y como vemos diariamente, no todo amor dura para siempre y es necesario hacer a los adolescentes conscientes de ese punto, aunque no siempre se consiga, sobre todo, después de lo ocurrido a Marta del Castillo.

14/2/09

POEMAS DE AMOR, de Antonio Gala

Hace tiempo, através de un bookray, cayó en mis manos un libro de Antonio Gala, uno de mi autores preferidos, el poeta del amor, le llamo. Lo iba a liberar hoy, el día de los enamorados, en un lugar que honre al libro y al autor, los Reales Alcázares, pero como mi hermano se ha llevado la cámara de foto, esperaré unos días para hacerlo.

Señala Antonio Gala en el prólogo: "No tengo yo una idea muy original de la poesía. Me parece que equivale a la poyesis platónica, en la idea de creación o de construcción. Es como un líquido que toma la forma del recipiente en que se vierte. Hay poesía de pintura, de literatura, de música, de escultura, de arquitectura,...Habrá incluso una acitud poética que no se materialice en nada sino en procurar estarse ante las cosas con una posición de aprendizaje, de pregunta, de perplejidad: algo que no es más que una vía de conocimiento. Eso es la poesía, y no una vía de comunicación."

El libro es una antología poética sobre el amor en todas sus vertientes. Hace unos años, ya se publicó otra antología de textos amorosos, El águila bicéfala, pero incluye textos de todos los géneros: narrativa, poesía y teatro. El libro de hoy es una seleccion poética, nada más, que recoge desde poemas totalmente barrocos, a versiones más ligeras y sueves de la poesía lírica medieval, como otros que, sin tener la disposición métrica de un haiku, rebelan el alboroto de un instante especial, de un momento que trasciende el día entero. La antología es un canto al carpe diem poético.

Lee poesía. A la poesía hay que acercarse sin prejuicios y sin ideas preconcebidas. La poesía es como el jazz, o el swing, totalmente libre: lo que puede no gustarte hoy, lo amarás mañana; y el poema que lees hoy, no se identificará contigo dentro de unos años. La poesía va adaptándose a la vida, a tu vida. Siempre hay que darle una oportunidad, porque, más tarde o más temprano, te escuchará y te tenderá una mano, allá donde vayas. La poesía que te acompañe, será tu biografía poética.


SEVILLA

A la hora del ángel
reconozco un perfil desconocido
en patio, en aire, en rejas...
Lo cotidino es tan inescrutable
como simple el milagro.

Tu belleza no fué
sino un ardid de mi destino,
ya que así designamos
a nuestro anhelo sólo.
Envejecer es irse acostumbrando;
pero jamás el tiempo
profanará tu rostro.
Lo eterno es este instante.

Cuando se empequeñezca
mañana el don de hoy
para caber entre mis manos,
la vida y tú seréis la misma cosa,
pues tu recuerdo llevará su nombre.

Hoy murmuro "te amo",
y el tiempo y sus laureles
lo murmuran conmigo.
La luz soy de tu fuego,y en ti ardo.

***
Hokkaido
He ahí unas manos -musité-
que me complacería tener entre mis manos.
Alguien habla y describe paisajes
que vemos mejor que él.
Va a llegar el invierno
y ya están las legumbres colgadas a secar.
En los valles menudos, los tejados azules
y la hierba rizada. Yo veo sólo tu rojiza
melena, mientras una canción
repite que el amor no retorna:
una letra vulgar y verdadera.

Y sin previo aviso, aparece el Océano Pacífico.
Tú no me miras. Y es Jade y es azul; pero tú no lo miras.
Ni a él ni a mí nos miraste: eso me consolaba.
La tarde volcó sobre las aguas
su camión rojo basculante...Y me miraste entonces.
Fue cuando aprendí a decir cariño en japonés.
En el tatami estaba la piedra apaciguada.
Latió mi corazón como un pájaro ciego.
Miré unos ojos negros y perdí mi camino.
Era ya el quinto día que te amaba.
Había sido lunes. Todo estaba cerrado,
menos un parque y nuestro corazón.

***

SONETO VERDE
Cuando en octubre amor por la semilla
conspira con abril de la mirada
me subyugó una rosa equivocada:
si verde corazón, tez amarilla.

De una la noche en otra maravilla
-cera ya agraz, ya pluma alabeada-
regresó el alba, limpia y afilada,
rasgándome de pura la mejilla.

Verde presidio y hondo, verde prado,
que a la esperanza indócil alimentas
con grama en flor, sonrisa de mi dueño:

suba la muerte y máteme a tu lado,
que esmeraldas, cantáridas y mentas
me han dispuesto un profundo y verde sueño.

***
Nueva York
La luz no cae, no cae
sobre tu ala.
Viene, medita sobre sí,
resbala.
La Luz, Arcángel, eres.
La Luz sois. Y yo soy
sólo lo que me lleva.
Nado en vosotros, nieva
la suave monarquía.
Pleno día.
De vosotros me anego,
y hasta vosotros llego
a través
de vosotros,
luz, luces.
¿Somos tres? ¿Somos dos?
Somos uno quizás. O somos Dios.

12/2/09

NOS CONOCEN POR NUESTRA LOCURA

Ése es el lema de una conocida franquicia de hostelería, utilizada desde hace unos meses y que, según parece está teniendo mucho éxito. Se señala, desde la empresa del diseño que es una " rompedora estrategia de marketing: “sencilla a la vez que agresiva e impactante, pero sobre todo divertida”.

Se han utilizado dos imágenes, una de un "jugador" de Pressing Catch y la otra, de Don Quijote, disfrazando, para ello, una barra de pan, con bacia y barba incluídas.

Todo sea por difundir la lectura...que ya puestos...en una esquinita de las servilletas podría venir algún retazo literario, digo yo...y así, el eslogan sería completo: "Alimente su imaginación con las mejor literatura" o algo parecido ¿no?

10/2/09

LA CENICIENTA QUE NO QUERÍA COMER PERDICES

Hoy toca; hoy, cuando tenemos noticias de otro asesinato.

Por emilio me llega un cuento, un gran cuento, que a pesar de estar destinado a las mujeres adultas, creo, sin lugar a dudas, que puede estar destinado cualquier persona, sea hombre o mujer, y no sólo a personas adultas, creo que también es perfecto para el público del tercer ciclo de primaria, la secundaria y el bachillerato.

Las autoras son Nunila López (texto) y Myriam Cameros (ilustración) y desde el blog del cuento, piden ayuda para la edición del cuento, un cuento que merece la pena publicarse y leerse. El libro sale a la venta el 19 de marzo de este año. Aún así, posibilitan la descarga para su difusión.

“Este cuento está dedicado
a todas las mujeres valientes
que quieren cambiar su vida

y a todas aquellas que la perdieron
y nos iluminan desde el Cielo


View more documents from Gabriel Bou


Después de comprender el tremendo daño que han hecho y que siguen haciendo muchos de los cuentos maravillosos, hoy día totalmente edulcorados, modificados e infantilizados, sorprende leer este cuento, que destapa, con fino humor e ironía, los engaños y autoengaños de nuestra sociedad hacia el papel que juegan las mujeres y hombres en la sociedad, desde que se comienzan a leer estos cuentos. Muchos de ellos han perdido su carga negativa y/o triste, para convertirse en cuentos de color de rosa, protagonizados por una Barbie (morena, rubia o peliroja, da lo mismo) escuálida,que usa la 34 , y superpija-idealdelamuerte, que debe cumplir con el cometido de toda princesa, que, según el guión de Disney, es simplemente aguantar al carroza del príncipe azul. Menol mal que para combatir ese estereotipo, tenemos a Shrek y a la princesa Fiona, que pertenecen a los estudios DreamWorks.

En esta versión, la destinada a ser princesa parece una jovencísima Cenicienta, casi una niña (lo que me recuerda las bodas concertadas entre el mundo musulmán), que no cumple con ninguno de los requisitos establecidos por los estereotipos: no es alta, ni rubia, ni tiene una larga melena, ni nada por el estilo. Cenicienta se comporta como una adolescente de hoy en día, que se desvive por cumplir con la sociedad: hacer lo imposible por asistir a todas las fiestas, disfrutar sin preocupaciones, beber mucho y casarse por tradición/obligación/imposición, "aunque los zapatos le aprieten". A partir, nada es perfecto, como ocurre en los cuentos de hadas, esos que te dicen que la mujer debe ser una señora hacendosa de su casa y que todo será de color rosa para el resto de tu vida. No hay ningún cuento maravilloso que hable del terrorismo doméstico; si acaso, la madrastra, que hace de las suyas...pero...¿en qué cuento maravilloso aparece la suegra dando la lata? Que las suegras también existen...por lo menos, en este cuento...


Los textos del cuento son breves, exactos y directos, con algún que otro guiño y alguna que otra denuncia, necesaria en la sociedad en la que vivimos. Y las imágenes son novedosas, con algunos planos muy innovadores que focalizan el texto en la imagen. No son trazos perfectos, muchos están desdibujados, como la vida misma. El cuento se puede trabajar desde muchas vertientes: desde la literaria, hasta la pictórica, pasando por el tratamiento de la educación en valores: coeducación, la salud, la inteligencia emocional, las etiquetas de moda, la alimentación, la influencia de los comentarios de los demás y el desarrollo de una opinión propia, ...

Si es que ya lo afirmaba alguien en una revista..."los príncipes azules...destiñen..."

Más información:
- La web de las autoras
- La cenicienta que no quería comer perdices
- El blog de Nunila López
- El blog de Myriam Cameros

5/2/09

SUSCRIPCIÓN A UN AUTOR

Ayer me llegó el nuevo cuento de Paulo Coelho al emilio; después de leerlo y reenviarlo a quien creo que le gustará, me surge una pregunta: ¿Por qué los autores no hacen este tipo de iniciativas? Como muchos críticos comentan, estamos anclados en el sistema: autor escribe novela--> lector compra novela. Y punto. Esa es la comunicación unidireccional que existe. Sí, hay ferias del libro para tener unas palabras con tu autor/a preferido, hay entrevistas en prensa (digital o no), radio, tv que te acercan a entender un poco más la concepción de un libro o de un escritor,...pero...tampoco es que los autor@s estén obligados a nada. Realidad llana y simple. Hay autor@s que se pueden permitir aislarse del mundo lector; hay otros que se relacionan con él porque necesitan la promoción, pero hay pocos que busquen la implicación de sus lectores.

Como ya he comentado antes en otra entrada, me gustan las iniciatias de este tipos, que se salen de lo habitual, del circuito establecido, y que permiten una doble comunciación literaria. Paulo Coelho emplea muchas de estas inicitivas; sólo hay que examinar que tiene suscripciones a la mayoría de las redes sociales del ciberespacio. Será aceptado por algunos, detestado por otros e ignorado por el resto, pero...sabiendo incluso que sus libros circulan por internet como "Pedro por su casa" (osea, libremente)...sabe emplear todas las estrategias de las nuevas tecnologías para ponerlas a su favor. Si quiere que le compremos sus libros, se deja leer, se deja recomendar entre lectores. Y luego, nosotros, sus lectores, le hacemos gratuita publicidad y divulgación. Es una manera de cerrar el círculo.

Un ejemplo es la puesta a disposición de sus lectores de los primeros cuatro capítulos de su nueva novela El vencedor está solo (The Winner stands alone). Y por si fuera poco también ha realizado un concurso sobre el libro entre sus lectores: fotos seleccionadas que hagan referencia a la historia que plantea su novela.

Pensando en la inicitiva, podríamos aplicarla a los escolares, a través de las lecturas obligatorias, voluntarias o las motivadoras. Pedirles que busquen fotos actuales relacionadas con la pobreza al leer el Lazarillo de Tormes, por ejemplo y que expliquen el por qué de su selección y de la relación con el libro.

Más información:
-El relato del emilio "El cielo y el infierno"
- Página oficial del autor
- Textos cortos
- Libros para descargar, libremente
- Los cuatro primeros capítulos de El ganador está solo:
-Comentarios sobre el libro.
+Capítulo 1
+Capítulo 2.
+Capítulo 3

Y algunas fotos partipantes del concurso:
Foto 9.
Foto 2

4/2/09

SEPARADORES DE LIBROS

Me encuentro, por casualidad, esta original idea, de esas que siempre producen preguntas del tipo: ¿Cómo es que no se le ha ocurrido a nadie antes? Son ideas muy simples, pero tan ingeniosas, que sorprenden por su creatividad. Están diseñados por "Hiroshi Sasagawa, japonés nacido en 1973 y que trabajó en Milán durante algunos años, actualmente lector en clases de la Tokai University School of Art and Technology. Sus marcadores de animales por desgracia sólo están disponibles para el mercado Japonés".


Otra variante sería la del alfabeto, del que no encuentro el autor.

Ya que sería difícil enontrarlos en el mercado, se podrían hacer de manera manual, para la decoración de bibliotecas infantiles y juveniles, escolares o personales. Se podría utilizar el cartón pluma, negro por las dos caras. Como es un poco difícil de cortar para los más pequeños, se podrían utilizar acetatos.

Además, serviría para implicar en la lectura a los más pequeños, si variamos un poco más la idea: Preguntándoles qué personajes son sus favoritos, se podrían utilizar las revistas, pósters, de Lij, de tv, de cine, de libros, etc., para recortar el personaje en cuestión y pegarlo en el acetato o en el cartón pluma, y que la mitad del personaje sobresaliera de entre los libros: Harry Potter, Manolito Gafotas, el elefante Babar, las tres mellizas, Tintín, Obelix, ..La cuestión sería que ellos mismos se implicaran en la lectura, en la creación de una biblioteca personal y en la personalización, con sus propios gustos, de esa biblioteca.

En las bibliotecas públicas y escolares, estos separadores de libros pueden ir cambiando a medida que aparezcan días especiales: el día de la paz, el día del medio ambiente, día de los enamorados, de halloween, Navidad, el día de la poesía, el de algún autor/a, ...

Personalmente, me ha gustado la idea; en cuanto disponga de tiempo, me lanzo a hacerlos.

Más información:
Noticia
Web del autor, en japonés (será difícil visualizarla sino tienes una fuente tipográfica japonesa).

1/2/09

VIVIR PARA LEER LIBRE, VIVIR LIBRE PARA LEER

Hoy es el cumpleaños del escritor español José Luis Sampedro. Una fecha cercana a la publición del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España. Entre tantas causas y excusas, para la pobre afición a la lectura, he aquí una causa de tantas, firmada por el autor:

Por la lectura
Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional* llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos. Sus “clientes” éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.

Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo. Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y veces también ellas quedaban prendadas. Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos.

Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos y unas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor en favor del libro.

Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir –eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo. Me quedo confuso y no entiendo nada.

En la vida corriente el que paga una suma es porque:
a) obtiene algo a cambio
b) es objeto de una sanción.

Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura?
Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro vendido? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos?

Pero, sobre todo: ¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos? No entiendo a esa Europa mercantil. Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra. Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de autor cargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la ampaña.

¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!

Jose Luis Sampedro


Más información:
La foto se sitúa en la visita del escritor al barco de Greenpeace, el 21 de febrero de 2005.
José Luis Sampedro en la wikipedia
Web oficial de José Luis Sampedro.
Más información sobre el canon

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...