Have an account?

9/11/08

LOS LIBROS ERRANTES



Cuando vi el libro de Felipe Benítez Reyes, lo primero que pensé fue en BC, y cuando, lo primero que pensé fue: ¿Por qué está en la sección de juvenil, de la biblioteca?

La obra se compone de dos relatos. El primero, tomando como hilo narrativo la compra de un libro por parte de un adolescente, Felipe Benítez Reyes hace un repaso de la historia del libro: las primeras escrituras, los soportes primeros, los avances de la letra impresa, que corren paralelos a los avances del ser humano, o los errores del hombre, como el incendio de la Biblioteca de Alejandría. F. Benítez Reyes sabe recoger la incertidumbre, la confusión, los nervios de un chaval que se adentra, por primera vez en una librería a comprar SU libro. Explica con un lenguaje claro y sencillo la relación que se establece entre el adolescente y el libro, que comienza con la necesidad de leer y que no termina con la lectura del libro.

"Ha logrado ahorrar algún dinero y va a emplearlo en comprar una novela, un libro de poemas o un ensayo en el que espera encontrar respuestas decisivas a las enérgicas confusiones propias de cualquier adolescencia o bien formulaciones misteriosas que correboren su idea de la vida como un misterio desordenado y algo romántico..."

La primera escena recuerda la escena de La historia interminable, cuando Bastian, huyendo de sus perseguidores, se refugia en el local y se da cuenta que es una libería:

"El adolescente entra en la libería con el pudor de un intruso y con el aire reverencial de quien accede al templo en que se ritualiza una religión exótica."

Una religión exótica es una maravillosa manera de denominar el proceso de la lectura. Leyendo el cuento, cualquier lector reconoce el proceso de leer y se identifica con el adolescente. Más adelante, el autor revela que se inspiró en él mismo y en su necesidad de lectura.

"El muchacho está leyendo algunos fragmentos del libro que acaba de comprar. Es el primer libro que ha elegido entre los muchos que ha concebido el ingenio humano. Con esa elección, el muchacho, sin saberlo, ha establecido un vínculo azaroso y fatal con esa cosa universal, abstracta e inabarcable que es la literatura."

Seguramente, no somos conscientes de que cada lectura que recordamos o cada libro que nos marcó, que se cruzó en nuestro camino, nos hace ser cómplices de la historia de la literatura, de alguna manera; y a su vez, nosotros regalamos un trocito de nuestro tiempo para que estos libros permanezcan vivos entre nosotros:

"Sin saberlo, aquel día en que ese muchacho fue a comprar su primer libro estaba iniciando su pequeña bibliteca de Alejandría. Sin saberlo, aquel muchacho que ya no es un muchacho está reconstruyendo diarinamente, modestamente, la destuida biblioteca de Alejandría."


Si el primer relato me recuerda la red de Bookcrossing, ya que describe a la perfección, la relación de los libros con las personas y viceversa, incluso en el título de la obra: Los libros errantes, el segundo me recuerda el libro de Ray Bradbury: Fahrenheit 451, del que derivan la actividad de AaL las personas-libro. En el segundo se toma como excusa a Peter Kien, personaje de la novela de Elías Canetti, Auto de fe, para reflexionar sobre nuestra relación con los libros; también es un breve homenaje a la obra de Canetti Peter Kien lleva en su memoria su biblioteca personal, ya que considera que "los libros representan la totalidad del mundo" y hace un repaso de las posbibles y variadas relaciones que se pueden mantener con los libros y el destino de éstos...

"Las relaciones que cada cual mantiene, en fin, con los libros acaban siendo siempre peculiares, pues los libros, en contacto con cada conciencia individual, se transforman en un algo único y distinto, en una experiencia intelectual de esencia intransferible y misteriosa, sujeta a reacciones no sólo químicas, sino también alquímicas, con su albur insospechado". Pág. 31-32

***

"Los Libros comparten con el mundo mismo su su condición de inmensa entelrquia inabarcable para el entendimiento, pues el lector padece el vértigo de la infinitud: cuanto más lee, más le queda por leer" Pág. 36
Es un buen libro para reflexionar sobre nuestra relación con los libros: dos universos que chocan, en medio de la nada cotidiana.

"Los libros son objetos errantes que viajan por el mundo, de aquí para allá unidos a los azares de la vida de sus poseedores" Pág. 32

***

"Porque los libros no son el mundo, de acuerdo. No son la vida Pero, ¿qué, sino los libros, nos explciuan el mundo; qué, sino elllos, intensifican la vida?

Los libros errantes, del ocaso al oriente, pasados de mano en mano, viajeros del tiempo, transmisores de júbilo o terror, del saber y las ficciones, mundo dentro del mundo, alegoría caleidoscópica del armónico caos del universo". Pág. 47

***

"Los libros son, en fin, juegos de azar" pág. 47


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...