Have an account?

18/9/08

DE SILLONES Y GAFAS

"[...]
Yo era un niño lector. Una abuela mía, a la que no conocí, me regaló por delegación una pintura, en cristal del s. XVIII, de una Virgen lectora: una adolecente suave y bonita que me ha acompañado desde entonces...Caía la luz de la tarde, y yo, perdido en un sillón con los pies columpiándose, continuaba la lectura. El ama, tan protagonista de mi vida, a la que alguna vez tomaba como oyente porque me fascinaba leer en voz alta, clamaba agitando los brazos:
- Este niño va quedarse ciego. O dejas el libro o das la luz.

A los doce años, un amigo de casa oculista me recetó unas gafas. [...]"
Antonio Gala: Ahora hablaré de mí. Planeta, Barcelona, 2000, p. 95

¿Cuántas veces nos han sorprendido así? ¿Cuántas veces nos han abroncado por esa misma causa? Mi sillón orejero era blanco, con tachuelas doradas y el cojín cuadrado y rojo más grande que he visto jamás; de casa pasó casa de abuela; desapareció un día y no lo he vuelto a ver. La lectura confortable viajaba con aquel sillón. Luego, llegaron las gafas; inevitable si te pasas las interminables tardes, leyendo a media luz.

9 comentarios:

Darkmoon dijo...

Elemental, mi querida Yoli xD
Tu no te vas a ver al tipico personaje que solo se acerca a un libro para saber si el numero de ilustraciones es mayor al de letras; con unas gafas...
Yo tengo poquito daño en la vista, pero es a causa de los libros ( pero yo no me arrepiento)
La de broncas que me he ganado yo por leer, "que si me iba a doler la cabeza", "que me iba a quedar ciega",...
La mejor fué un día a las tres de la mañana, que me pillaron releyendo Crepúsculo me dijeron que parecía un vampiro por estar despierta de noche... Las carcajadas llegaron al cielo xD

Y& dijo...

Es que tú no te quedas corta; tú te ambientastes en la lectura y, claro, pensastes, ..si leo Crepúsculo, no lo voy a leer a las tres de la tarde, mejor de madrugada y con ojeras, ji,ji,ji,ji,ji,solo te faltaría la capa, ja,ja,ja,ja,...

Darkmoon dijo...

Jajaja pues no es que me ambiente más de noche, pero el libro es uno de los pocos que me provoca sueño ( y no porque me aburra precisamente si no porque me relaja leer la historia de amor de Bella y Edward).
Pero lo de aquel día fué una casualidad enorme porque la persona que me lo dijo no sabía de que iba el libro ni nada, y lo dijo en el momento justo :P

marian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marian dijo...

¡Qué recuerdos los de la lectura de la infancia y la adolescencia! Yo me he pegado unas panzadas de leer en la cama (y de fondo las advertencias insistentes para que apagara la luz de una vez)...Claro, después, con los años, es inevitable que nuestros ojos nos pasen factura. Pero merece la pena pagar ese pequeño precio.

Y& dijo...

Darkmoon, eso de que Crepúsculo te dé sueño ¿no es un poco contradictorio? Lo digo por la emocionante historia y por el título...ji,ji,ji,...

Y& dijo...

Hola Marian, bienvenida de tus vacaciones; en mi opinión, una infancia sin libros de aventuras, no es una infancia verdadera. La anécdota de las gafas, se asume como la letra pequeña del contrato entre el lector y los escritores. Lo importante es seguir leyendo ¿verdad? Saludos ;D

Darkmoon dijo...

Po va a ser que no, la verdad. Es cierto que suena contradictoro pero no lo es tanto, me da sueño pero es solo un mecanismo mental para poder seguir acompañando a Edward, aunque solo sea en sueños xD
Y ya dejando la bromas aparte: sí, me emociona leer la historia pero a la vez me relaja ( más nerviosa estoy cuando no tengo el libro entre manos)

Y& dijo...

Menos mal que la literatura forma parte de la magia de la imaginación y que siempre podrás tener el libro en tus manos...¿en todo momento? Ya sabes por dónde voy ...y, en todo caso, recuerda el consejo que te dio Iwasaki. Siempre hay una oportunidad para releer un buen libro ;D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...