Have an account?

21/8/08

MISS MARPLE

"Lucía Eyeslesbarow condujo a su invitada a la más sombría de las salitas de escribir y una vez allí le dijo:
- Me temo que no voy a tener tiempo disponible, en este preciso momento; pero quizá querrá usted decirme qué misión es la que desea confiarme...
-Verdaderamente es muy sencilla. Distinto de lo corriente, pero sencillo. Necesito que encuentre un cadáver.

Por un momento, cruzó por la mente de Lucía la sospecha de que la señorita Marple no estuviese en su sano juicio; pero rechazó la idea. La señorita Marple era eminentemente sensata. Pensaba ni más ni menos en lo que había dicho" p. 33.

Así es ella y así la ven aquellos que tienen la suerte de conocerla y tratar con ella. A pesar de ser testigo múltiples casos de asesinatos y escenas desagradables, Miss Marple es "fiel a los preceptos que le habían transmitido su madre y su abuela: a saber, que una verdadera dama no debería mostrarse nunca escandalizada ni sorprendida" (p. 18) y menos aún por un homicidio.

La manera de pensar de Miss Maple es, del todo sencilla y ella misma lo explica en más de una ocasión:

"-Mi propia cadena de razonamiento no era totalmente original-dijo la señorita Marple-. Toda ella se encuentra en las obras de Marck Twain. El muchacho que encontró el caballo. Se limitó a imaginar adónde le gustaría ir si fuese un caballo y fue allí y allí lo encontró.
-¿Y usted imaginó qué haría si fuese un criminal asesino de sangre fría?- dijo Craddock mirando pensativo la madura fragilidad blanca y rosada de la señorita Marple. Realmente tiene usted un entendimiento...
-Como un fregadero, acostumbraba a decir mi sobrino Raymond- convino la señorita Marple con una animada inclinación de cabeza" p. 76.
A pesar de todo, ella misma tenía sus propias dudas ante las situaciones que se le plantean en su camino:
"A veces, estas cosas [asesinatos] exigían que una persona hiciera uso de sus dones especiales...Pero quizá fuese esto presunción...Después de todo ¿qué podría ella hacer?", p. 26
Pero es su concienzuda lógica mental y su tozudez en ser justa y perseguir la verdad, sea cual fuese, la que la lleva ser reconocida entre las autoridades policiales:
"Él [Francisco Cornish] conocía perfectamente a la señorita Marple: afable y nerviosa en apariencia, pero interiormente tan viva y astuta como la primera", p. 21
"Aunque al hablar fuese una mujer algo vaga y difusa, pensaba siempre con claridad y precisión", p. 25

"Al llegar al nº 5 de Madison Road, Craddock encontró a la señorita Marple acompañada de Lucía Eyeslesbarow. [...] Después de los oportunos saludos, sacó solemnemente su cuaderno de notas, extrajo de él tres billetes de una libra, añadió tres chelines y se los acercó a la señorita Marple por encima de la mesa.
-¿Qué es esto inspector?
-Honorarios de consulta. Usted es una asesora ¡sobre el asesinato![...]

La señorita Marple le miró y agitó los párpados. Él la sonrió. [...]
-¿Le gustaría saber, señorita Eyeslesbarrow, lo que mi padrino me dijo de ella...la primera vez que hablamos? Dijo que era el detective más hábil que Dios había creado nunca...un genio natural cultivado en un suelo adecuado. Me dijo que no despreciara nunca a las -Dermont Craddock se detuvo un momento para hallar un sinónimo de la expresión "gatas viejas"-, a las ...damas mayores. Dijo que, por lo general, éstas saben comunicarle a uno lo que pudo haber ocurrido, lo que debía haber ocurrido ¡y lo que efectivamente ocurrió! Y que pueden decirle por qué ocurrió. Y -añadió- que esta particular ...dama mayor ocupaba la cumbre de la clase.[...]
La señorita Marple, sonrojada y confundida, daba señales de una nerviosidad extremada.
-Ese querido sir Enrique-murmuró-. Siempre tan bondadoso. Realmente, no tengo ninguna habilidad; sólo, quizás, un ligero conocimiento de la naturaleza humana...viviendo, ya comprende, en una aldea...
"


Agatha Christie: El tren de las 4.50

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...